El pasado 28 de enero Putin y Trump sostuvieron su primera conversación telefónica tras la investidura del mandatario estadounidense.

El presidente de Estados Unidos (EE.UU.), Donald Trump, expresó durante una entrevista que respeta a su homólogo ruso Vladimir Putin, y que es mejor “llevarse bien con Rusia”.

“Es mejor si EE.UU. se lleva bien con Rusia. Si Rusia nos ayuda en la lucha contra el Estado Islámico, contra el terrorismo islámico en todo el mundo, lo que es la batalla más importante, es bueno”, resaltó Trump en un fragmento difundido de la entrevista de la cadena de noticias Fox News.

En su diálogo ambos presidentes destacaron la importancia del “restablecimiento de los lazos comerciales y económicos mutuamente beneficiosos” entre los sectores empresariales de ambos países y abogaron por articular “una coordinación real” de las acciones rusas y estadounidenses con el objetivo de acabar con el autodenominado Estado Islámico (Daesh en árabe) y otros grupos terroristas en Siria.

Otro de los puntos más importantes durante la comunicación entre ambos líderes fue la cooperación internacional para la resolución del conflicto árabe-israelí, la estratégica y la proliferación de armas nucleares y la situación en la península de Corea.