Incertidumbre, temor y enojo se sintió ayer entre los cientos de usuarios del aeropuerto José Joaquín de Olmedo de Guayaquil, quienes pasadas las 19:00 tenían impedido ingresar a la terminal. Esto debido a una amenaza de bomba que se anunció varias horas antes.
Elementos de la Policía Nacional, Autoridad de Tránsito Municipal, Cuerpo de Bomberos y seguridad interna de la terminal aérea participaron en un operativo que, según Tanya Varela, coronel de la Policía, terminó siendo una pérdida de tiempo para el personal.
En este marco, Varela explicó que todo el problema se debió a que un individuo habría afirmado portar “una bombita” en su equipaje. Esto derivó en que se tomen todas las medidas preventivas que demanda el estricto protocolo aeroportuario.
Agentes del Grupo de Intervención y Rescate (GIR), que se hicieron presentes en el sitio con sus canes amaestrados, descartaron la existencia de algún artefacto explosivo.
Esta es la segunda amenaza de bomba en menos de una semana. El jueves pasado se registró una situación similar.
La persona que habría originado este nuevo incidente fue detenida y llevada hasta la Fiscalía, donde comparecerá en audiencia.

Fuente: EXPRESO