Entre la noche del domingo y el día de ayer, siete personas fallecieron presuntamente a causa del COVID-19. Los pacientes tenían síntomas del virus mortal, contó una fuente a DIARIO CORREO que no quiso revelar su identidad por temor a represalias.

Al existir la sospecha de la pandemia, todos los cuerpos fueron sometidos a la prueba pertinente. Se espera que los resultados estén de 2 a 4 días, debido a la alta demanda del diagnóstico que se registra a nivel del país.

En nuestra provincia, el Gobierno Nacional ha oficializado tan solo cuatro de ellos, de los 14 se van contabilizando. De acuerdo con fuentes del Ministerio de Salud Pública (MSP), resta por conocer los resultados que comprueben o descarten de forma oficial los siete casos y otros tres restantes que hasta la fecha no se conocen las causas de estos decesos.

ENTIERROS EN ‘ZONA CERO’

Por ejemplo, el cantón Santa Rosa es el que más muertes ha registrado en los últimos 15 días. Dentro de las estadísticas oficiales están dos. Estos cuerpos no fueron enterrados en algún espacio especial o denominada ‘zona cero’ para las personas que hayan tenido el coronavirus. Igual sucedió con los cuerpos de Machala y El Guabo, pese a que el manual del COE Nacional establece que los Gobiernos Autónomos Descentralizados GAD’s deben de destinar estos espacios.

Algunos cementerios privados en la provincia ya han adecuado los sitios para dar sepultura a los orenses que fallezcan por la enfermedad. Danilo Martínez, supervisor general del Camposanto y Funeraria ‘Memorial Jardines’, de la ciudad de Santa Rosa, explicó que dentro del cementerio crearon una ‘zona cero’ para dar cristiana sepultura a los santarroseños que han fallecido por el COVID-19.

“Cada cuerpo es enterrado de manera individual, para que los deudos a lo posterior puedan visitar a sus seres queridos, luego que se termine esta emergencia sanitaria. Hemos tomado esta decisión ante el incremento de personas fallecidas en nuestra ciudad”, expresó, quien además comentó que ayer cumplieron con las honras fúnebres de dos santarroseños que eran positivos para COVID-19.

Martínez detalló que la profundidad de los espacios es de dos metros. Además indicó que esta ‘zona cero’ fue una iniciativa propia a fin de dar un servicio menos doloroso a los familiares de las víctimas, debido a que las autoridades anunciaron en primera instancia que se crearán fosas comunes para enterrar a los contagiados.

NO FOSAS COMUNES

El vicepresidente Otto Sonnenholzner, designó ayer al presidente del directorio de BanEcuador, Jorge Wated, para estar al mando de la “fuerza de tarea” que coordinará la recolección de fallecidos en las casas y su posterior entierro a nivel nacional y especialmente de Guayaquil.

“La disposición del presidente fue clara, nosotros no queremos fosas comunes, nosotros necesitamos entierros dignos como uno quisiera que lo entierren”, precisó el funcionario en una declaración de prensa virtual.

“Nuestro personal está cumpliendo con todas las medidas de bioseguridad y protocolos recomendadas por la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y del MSP. Esto al embalaje y manipulación de los cadáveres”, agregó el portavoz del Camposanto y Funeraria ‘Memorial Jardines’.

CIFRAS EN EL ORO

La provincia de El Oro sumó ayer cinco casos más confirmados, de los 25 que tenía hasta el domingo, según datos oficiales del COE Nacional. Estos se ubican: 2 en Arenillas, 3 en Huaquillas, 9 en Machala, 9 en Santa Rosa, 1 en Atahualpa, 2 en El Guabo, 2 en Pasaje, 1 en Zaruma y ahora se registra 1 caso en Piñas. Los últimos casos elevados en nuestro territorio corresponden a que los infectados mantuvieron contacto con ciudadanos de la provincia del Guayas. Los pacientes están recibiendo tratamiento en los hospitales Teófilo Dávila y del IESS de Machala.

PÁNICO EN PUERTO BOLÍVAR

El domingo en la noche trascendió que una persona dedicada a la venta de mariscos en Puerto Bolívar murió por posible COVID-19. Esto sin duda alguna generó pánico y temor en los comerciantes de la zona y de los propios habitantes.

Este Diario consultó sobre el caso al doctor José Procel, coordinador zonal de Salud, quien supo manifestar que efectivamente un ciudadano había muerto con los síntomas del coronavirus, pero para confirmar aquello le realizaron la debida prueba al cadáver.

“Al momento que nosotros conocemos de un caso que sea sospechoso o que ya tengamos la confirmación del COVID-19, se aumentan todas las estrategias a nivel de los planes de contención y de los manejos de los cercos epidemiológicos que es a través de todo el personal que está trabajando en territorio”, informó.

Fuente: diariocorreo.com.ec