Una explosión de origen desconocido en una planta de tratamiento de residuos dejó este martes dos muertos, 31 heridos y cinco desaparecidos en Leverkusen (oeste de Alemania), cuyos habitantes tuvieron que encerrarse en sus hogares por temor a gases tóxicos.

Una enorme columna de humo seguía visible horas después del incidente.

“La búsqueda de desaparecidos sigue intensamente. Desgraciadamente, la esperanza de hallarlas vivas disminuye” declaró Lars Friedrich, director del sitio Chempark, donde está situada la fábrica de reciclaje Usenta.

La explosión “de origen desconocido” se produjo hacia las 09:40 (07:40 GMT), según la compañía.

El incendio que siguió a la explosión y prendió un tanque de disolventes fue sofocado tras varias horas de intervención de los bomberos.

La antigua filial del gigante químico Bayer indicó que las autoridades instaron a los habitantes de Leverkusen a permanecer “en habitaciones cerradas, a apagar el aire acondicionado y, por precaución, a cerrar puertas y ventanas”.

El incidente está clasificado como “peligro extremo”, según la aplicación nacional de alerta de catástrofes Nina.

Varios tramos de autovías se encuentran cerrados al tráfico.

La planta se encuentra en el límite del parque industrial Chempark que reagrupa empresas del sector químico, uno de los más grandes de este tipo en Europa, a las afueras de Leverkusen.

Esta ciudad, que cuenta con unos 160.000 habitantes, se encuentra a una veintena de kilómetros de Colonia.

Las mediciones de la calidad del aire muestran que la población de Colonia “no corre peligro”, tuiteó el cuerpo de bomberos de esta ciudad de más de un millón de habitantes. (I)

Fuente: eluniverso.com

Visitas de hoy: 0
Total de visitas: 10932