La mañana de este 31 de enero se registraron dos sismos: uno de 5.4 grados y otro de 3.6 en la escala de Richter. Según el Instituto Geofísico (IG), el epicentro de ambos movimientos telúricos fue en Atacames, provincia de Esmeraldas.

Alexandra Alvarado, directora del IG, explicó que este sismo, sucedido a las 09:22, se generó de una “fractura” que existe en la zona y que no es -precisamente- la que provocó el terremoto del 16 de abril de 2016 pasado en la Costa ecuatoriana.

La experta señaló que el sismo fue superficial: 9 kilómetros de profundidad. Después del primero, llegó la réplica de 3.6. Y aunque no está precisamente relacionado con el seísmo del año pasado, es probable que eso haya disparado este nuevo evento telúrico.

Alvarado señaló que este temblor se sintió en las provincias de Imbabura, Pichincha, Manabí, Santo Domingo de los Tsáchilas e incluso en Guayas. En Quito, varios edificios fueron evacuados y las personas salieron a las calles.

La Secretaría de Seguridad y Gobernabilidad activó sus operativos zonales. La gente aplicó sus planes de emergencia, según Christian Rivera, director del Centro de Operaciones de Emergencia. El ECU-911 registró 17 llamadas de consultas por el sismo desde el norte y sur de la ciudad.

Hasta el momento se han contabilizado más de 3.200 réplicas desde el terremoto.

Fuente: El Expreso