Algunos pedidos hechos por la dubaití no prosperaron, pero otros mejoraron.
Lo primero: no hay indicios o presunción de monopolio; segundo, no es concesión, sino gestión delegada; tercero: las retribuciones para el Estado serán menores a las que había propuesto quien construirá y operará el puerto de aguas profundas de Posorja.
Las peticiones de DP World Investment (era para esa época el nombre de la empresa) del 29 de enero de 2016 versus el último documento firmado el 6 de junio en Carondelet (ahora a nombre de DPWorld Posorja), al que también accedió Diario EXPRESO, difieren.
Por ejemplo, no está contemplada la prohibición de dragar el canal interno de acceso a los demás puertos ni el cierre del canal de entrada, pero los plazos para que el Estado reciba los menores porcentajes de prestaciones son mayores.
En el nuevo contrato se introdujo una cláusula en la cual se aclara que el gestor privado (en este caso DPWorld) tiene la facultad para cobrar peaje por el uso del canal (hidrovía), pero se limita a quienes usen las instalaciones portuarias nuevas de Posorja.