Casi la mitad de los adolescentes a escala nacional consideran que dentro de sus colegios y en los alrededores hay drogas. Así lo revela el último estudio que sobre el tema hicieron varias organizaciones dedicadas a la protección de menores, entre ellas, Plan Internacional y Unicef.
A ellos les preocupa “la facilidad con que los adolescentes pueden acceder a las drogas”. Y es que ante la pregunta: ¿hay droga dentro de su centro educativo?, el 46% de los encuestados dijo que sí. Inclusive, el 24% admitió que alguna vez vio a un alumno dedicado a la venta de drogas en los planteles.
El viceministro del Interior, Diego Fuentes, comentó que el informe está en análisis del Gobierno y apuntó que “habrá una respuesta conjunta del Estado”.
La investigación, basada en encuestas a alumnos de entre 12 y 17 años, refleja que las regiones donde resulta más visible esta problemática son la Costa y la Amazonía por igual, sobre todo, en las zonas urbanas.
Fuentes aseveró que hay todo un equipo interinstitucional trabajando al respecto y que, dentro de los establecimientos educativos funcionan unos departamentos de bienestar estudiantil que coordinan acciones con padres, profesores y muchachos.
Mientras, la Secretaría Nacional Antidrogas y la Policía se encargan de actuar en los lugares que son considerados como focos de concentración del microtráfico, como el Cerro de las Cabras, en Durán; Garay, en Guayaquil; y La Mariscal, en Quito.
“La Policía no victimiza. Para nosotros los estudiantes que consumen son víctimas de estas redes de microtráfico”, expresó el funcionario, tras indicar que cualquier intervención en los colegios se la hace coordinadamente con el Ministerio del ramo.
Fuente : La Hora