Redacción QUITO

«La magnitud y rapidez del colapso de la actividad económica provocado por la pandemia de Covid-19 no tienen precedente alguno en nuestras vidas, y hay mucha incertidumbre acerca del impacto en la vida y los medios de vida de la gente».

Gita Gopinath, economista en jefe del Fondo Monetario Internacional (FMI), explicó así el panorama de la economía como resultado de las restricciones impuestas a la producción y la movilidad en medio de la emergencia sanitaria.

A través de una rueda de prensa mundial, realizada esta mañana, el organismo multilateral explicó que estima que la caída de la economia de América Latina y el Caribe será del 3,4%; pero en el caso del Ecuador, el decrecimiento será de, al menos, el 6,3% del Producto Interno Bruto (PIB).

En 2021, según el FMI, la economía ecuatoriana, con el efecto reflote luego de la crisis, crecería un 3,9%.A nivel de la región, la actual crisis nos dejaría en mejor situación solo de Venezuela y México, que tendrán desplomes del 15% y 6,6%, respectivamente

En días pasados, el Banco Mundial ya había pronosticado una caída del 6% para la economía ecuatoriana en 2020.De cumplirse estas cifras, el país podría experimentar la crisis de mayor impacto desde 1967, según lo desvelan los registros del Banco Central del Ecuador (BCE).

Esto repercutiría en una pérdida de alrededor de hasta 750.000 empleos de calidad y 10% de aumento en la pobreza.

Según Manuel Gonzalez, PHD en economía, una reducción del PIB en los niveles estimados perjudicaría directamente en la recaudación de impuestos que son, junto con los créditos externos, las unicas fuentes de financiamiento efectivo que le quedan a Ecuador.

Así, los ingresos tributarios caerían entre 6% y 9%, es decir, alrededor de $1.500 millones menos. (JS)

Fuente: lahora.com.ec