Ocho universidades privadas que reciben asignaciones por parte del Estado deberán adaptarse a una nueva forma de financiamiento desde el próximo año (2017).

El presidente del Consejo de Educación Superior (CES), René Ramírez, informó hoy, 31 de marzo de 2016, dentro del proyecto de ley de cierre de las 14 universidades que dejaron de funcionar en 2012, pedirá que se incluya está regulación.
La medida aplicará para las universidades Católica de Quito, Guayaquil y Cuenca, la Universidad Técnica Particular de Loja, la Politécnica Salesiana, la Universidad del Azuay, la Universidad Laica Vicente Rocafuerte y la Tecnológica Equinoccial.
De esta forma, estas instituciones ya no recibirán los recursos (unos 73 millones de dólares) en función de la oferta de carreras, sino en función de la demanda o número de estudiantes.

La idea, según Ramírez, es aumentar el número de becas para quienes aspiran acceder a estas instituciones. Comentó que actualmente 3 de estas universidades no cumple con el cupo que determina la ley.
Pata este 2016, Ramírez advirtió que estas instituciones no podrán cobrar los aranceles por encima de la inflación. El funcionario no se pronunció sobre cómo se planea modificar el financiamiento de las universidades de posgrado Andina y Flacso.

 

Fuente: Diario La Hora