Redacción ESMERALDAS

El plan era simple: ahorrar dinero, elegir el destino, divertirse, saludar un par de amigos y familiares en Estados Unidos; luego ir al aeropuerto y regresar a casa, en Ecuador. De pronto, todo cambió. Lo ahorrado se acabó, la diversión se esfumó, la terminal aérea cerró, las aerolínea también. Son ecuatorianos y están varados.

Entre ellos están Jorge Lemos Ruiz, su esposa y tres hijos, de 23, 14 y 13 años. «Pensábamos volver el 24 de marzo, pero cerraron aeropuertos en Guayaquil, el dinero que trajimos ya se está agotando en comida, el Gobierno debería buscar una forma de ayudarnos».

Critica que para acceder a los vuelos ‘humanitarios’, tengan que pagar entre 500 y 600 dólares, luego, al llegar a Ecuador, por norma sanitaria generada por la pandemia del coronavirus, deben estar en cuarentena en un hotel. Otro gasto para ellos.

Problemas económicos

Jennifer Cáceres, manabita, planeaba estar en casa el 20 de marzo y reencontrarse con sus cuatro hijos. «Deseo regresar lo más antes posible, mis hijos me necesitan», suplica la mujer, quien es parte de un grupo de WhatsApp al que llamaron ‘Ñaños turistas en Florida’. Ahí se consuelan, se ayudan coordinando alimentos, casas de amigos para quedarse, hoteles baratos e incluso medicinas.

«Nadie está en albergue», afirma Karina Sánchez, esmeraldeña que lidera el grupo y tramita ayuda y el regreso de los ecuatorianos, que suman 1.700, según los registros del grupo.

También están Manuel Toro, su esposa Consuelo y un hijo. En Ecuador se quedó la hija mayor. Ellos llegaron a Florida el 12 de marzo e iban a regresar el 17. Ahora, les han dicho que regresarían en un vuelo humanitario, pero no le precisaron cuándo. Estar en esa lista de tiene sus requisitos: pagar el pasaje y que dentro del núcleo familiar haya personas vulnerables.

«Uno de los temas más difíciles es la incertidumbre. Nos dicen que habrá un vuelo en una semana, revisas la cantidad de dinero que tienes y que no te alcanzará para comprar los boletos. Te desespera», narra contristeza. Y revela que él, al igual que algunos compatriotas, debe buscar redes de internet para llamar a Ecuador, ya que de forma tradicional es costoso.

RUTINA. En las calles de ese Estado se puede ver a los compatriotas llevando provisiones.

Se sienten solos

Alexis también es de Esmeraldas. Ella teme perder su única fuente de trabajo en el sector público. No logra ocultar su preocupación. Por eso clama que les ayuden a regresar. Asegura que incluso sufre de diabetes y está sin el medicamento

«Tenemos que ayudarnos entre nosotros, porque el Gobierno no nos  tiene entre sus prioridades», «obviamente queremos regresar a nuestro país, ya no contamos con dinero», «Ecuador debe dar orden de abrir aeropuertos», son algunas voces de los varados. (MGQ)

‘Consulado no coordina vuelos’

A través de un comunicado oficial, el Consulado de Ecuador en Miami, aclara que todo vuelo de retorno, solo podrá darse una vez que se tenga la autorización del Comité de Operaciones de Emergencia (COE). Luego, cada ecuatoriano interesado deberá comprar su pasaje y verificar los detalles del vuelo en la web de la aerolínea o agencia.

576 vuelos han llegado a Guayaquil.«El Consulado no interviene ni tiene injerencia en ese tema», precisan. Y afirman que están en contacto con los que cumplen los requisitos del protocolo, para que llenen los formularios y ser considerados en próximos vuelos.

Desde la Cancillería han respondido que la prioridad en estos vuelos humanitarias la tuvieron los sectores vulnerables. Sin embargo, el ritmo de retornos bajó drásticamente luego de que varios de los retornados interpusieron contra el Estado una demanda de acción de protección por las condiciones en las que debían guardar su aislamiento en hoteles del país.

45 establecimientos aíslan a repatriados

La Cancillería indicó que estos se reanudaban una vez al haber superado inconvenientes registrados por el incumplimiento de varias personas para realizar el aislamiento que obligatoriamente quienes lleguen al país deben hacer, durante 14 días en uno de los 45 hoteles habilitados.

En Quito, hay 35 de estos establecimientos turísticos y 10 en Guayaquil. El fin de semana llegaron al país ecuatorianos que estaban varados en México y Argentina y cumplen la cuarentena en estos sitios (AVV).

La espera en España y el regreso

Anita Reyna y Daniel Almeida estuvieron en Madrid (España) desde mayo del 2019, estudiando un posgrado. Su regreso estaba planificado para el 20 de marzo, pero fue cancelado.

Reyna relató que ellos vivían en pleno centro de Madrid, por lo que cuando se presentó el virus tomaron precauciones y decidieron no salir del departamento salvo para la compra de víveres.

Contactos y ayuda: centromigranteflorida@hotmail.com / +1 (786) 614-4237A través de una llamada, les contaron que el vuelo su cancelado por el cierre de fronteras en Ecuador. Se comunicaron inmediatamente con el Consulado, donde les dijeron que habría vuelos humanitarios para el 27 y el 29 de marzo.

Cada uno tuvo que pagar más de 330 euros por el pasaje, sin contar el costo de las maletas, con lo que en total pagaron como 450 euros.

El traslado desde su departamento hasta el aeropuerto de Madrid fue con todas las medidas de seguridad, en una buseta. Al llegar al aeropuerto abordaron un avión que tenía capacidad para 300 personas, pero solo 60 viajarían, como medida de prevención.

871 vuelos humanitarios han llegado a Quito.A decir de la pareja, estas medidas se vinieron abajo cuando llegaron al aeropuerto de Quito, a eso de las 18:30, el 28 de marzo.

Dijo que no se les facilitó ni mascarillas ni guantes, mucho menos alcohol para las manos. Solo les tomaron la temperatura. “Todo se arruinó en ese momento. Nos subieron en un bus a muchísimas personas y a nuestras maletas en un solo camión”.

Una vez en el bus, se realizó el recorrido a los lugares donde debían permanecer su cuarentena. Sin embargo, Reyna comentó que eso fue lo peor de su regreso, pues tuvieron que soportar malos tratos porque ningún hotel quería hacerse responsable y la única opción era pagar 1.400 dólares por los 14 días, con un adicional de valores por la alimentación. (FCDL)

También en México

La impotencia embarga a Víctor López, ambateño que lleva en México alrededor de un mes sin poder regresar.

A inicios de marzo viajó para realizar un recorrido de centros de nutrición con sus compañeros de maestría; sin embargo, la emergencia sanitaria lo tomó desprevenido y se quedó. «Estábamos en Cancún cuando el Gobierno de Ecuador cerró las fronteras, me demoré menos de una hora y media y ya no alcancé vuelos», recuerda López.

En ese momento le dieron la posibilidad de regresar a Guadalajara, donde inició su viaje en México, desde donde pensó que las cosas podrían ser mejor, pero nada se concretó.

Fuente: lahora.com.ec