La “traición” de EE.UU. a los kurdos puso en evidencia lo “poco fiable” que es, mientras Irán y Rusia han mostrado estabilidad cuando apoyan a sus aliados.

El domingo 6 de octubre, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció de sorpresa la salida de sus fuerzas del norte de Siria, lo que se tradujo en un permiso tácito a la operación militar de Turquía contra las Unidades de Protección del Pueblo (YPG, en sus siglas en kurdo), que hasta ese momento se sentían a salvo de cualquier agresión, debido al pleno respaldo de Washington.

Pero Trump fue más allá y el lunes 7 anunció el retiro total del apoyo militar y económico a las llamadas Fuerzas Democráticas Sirias (FDS) —de las que las YPG forman parte—, apostadas en el norte de Siria. “Los kurdos combatieron con nosotros, pero recibieron enormes cantidades de dinero y de equipamiento para hacerlo”, dijo el mandatario en defensa de su abrupta decisión.

El anuncio del inquilino de la Casa Blanca generó un vendaval aluvión de críticas. En EE.UU., casi de inmediato, tanto demócratas como republicanos advirtieron que tal medida dañaría la reputación y los intereses nacionales del país. El senador republicano Marco Rubio, por ejemplo, criticó que Trump hiciera “un trato con (el presidente turco, Recep Tayyip) Erdogan permitiéndole eliminarlos (a los kurdos)”.

El diario estadounidense The Hill, en una nota publicada este lunes, ha catalogado la decisión de Trump de “traición” a los kurdos y ha advertido de que “creará problemas a la posición de EE.UU. en la región” del oeste de Asia.

«(La retirada de las tropas estadounidenses del norte sirio) ha impulsado a los iraníes y rusos, e incluso a los chinos, en el Oriente Medio y, una vez más, traicionando a sus aliados kurdos, EE.UU. ha demostrado que no es fiable”, se lee en una publicación del diario estadounidense The Hill.

Esa medida, evalúa la publicación, “ha impulsado a los iraníes y rusos, e incluso a los chinos, en el Oriente Medio y, una vez más, traicionando a sus aliados kurdos, EE.UU. ha demostrado que no es fiable”, por tercera vez en la historia.

El artículo señala que los kurdos “no han sido las únicas víctimas de la perfidia estadounidense”. Durante años, los líderes paquistaníes se han quejado de que Estados Unidos no es un “aliado para todos los climas”. De hecho, en ocasiones, Washington ha brindado apoyo militar a Islamabad y a veces lo ha retirado.

Trump no ve las realidades internacionales

El artículo de The Hill, por otra parte, ha hecho referencia a unas declaraciones de Trump en defensa de su nueva postura ante sus antiguos aliados kurdos sirios, según las cuales, Washington no tiene ninguna obligación de protegerlos cuando ellos no combatieron junto a las fuerzas estadounidenses contra la Alemania nazi.

“No nos ayudaron con la Segunda Guerra Mundial. No nos ayudaron con Normandía”, alegó el mandatario.

Para el periódico, este argumento del magnate republicano demuestra “la miopía y la amplia ignorancia” de Trump sobre las realidades internacionales.

Al contrario de EE.UU., Irán y Rusia son estables en sus alianzas

El texto, a continuación, remarca el sobresaliente apoyo de Irán y Rusia a un antiguo aliado, Siria, pese a las declaraciones del expresidente estadounidense Barack Obama y otras figuras que aseguraban que el presidente sirio, Bashar al-Asad, estaba en sus últimas etapas.

‘Irán y Rusia neutralizan complots de EEUU contra Siria y la región’ | HISPANTV

Ese firme respaldo “ha demostrado a los actores regionales que Teherán y Moscú son aliados para todos los climas”, ha enfatizado el rotativo norteamericano.

Irán y Rusia en muchas ocasiones han reiterado su respaldo al Gobierno de Al-Asad ante las agresiones a la soberanía de Siria, en casos como la presencia ilegal de fuerzas estadounidenses en suelo sirio y en la lucha de este país contra el terrorismo.

Determinados en la defensa del mantenimiento de la soberanía de Siria, Teherán y Moscú han expresado su tajante posición de rechazo a la reciente invasión turca en el norte del país árabe.

Fuente: hispantv.com