Estados Unidos busca usar otras bases militares importantes en el oeste de Arabia Saudí para sus tropas.

El Ejército de EE.UU. ha informado este martes que está explorando la posibilidad de usar un puerto en el mar Rojo, en Arabia Saudí, y dos aeródromos adicionales en el reino árabe, según la información recogida por la agencia estadounidense de noticias The Associated Press (AP).

El uso de Yanbu, así como de las bases aéreas en Tabuk y Taif, a lo largo del mar Rojo, le proporcionaría al Ejército estadounidense más opciones por todo el recorrido de esta vía fluvial, de crucial importancia.

Aunque ha descrito esta medida militar como un plan de “contingencia”, el Ejército estadounidense ha aseverado que ya ha probado la descarga y el envío de carga por tierra desde el puerto de Yanbu, una terminal determinante para los oleoductos presentes en Arabia Saudí.

Irán: EEUU aumenta actividades militares en la región por “miedo” | HISPANTV

El portavoz del Comando Central de EE.UU. (Centcom, por sus siglas en inglés), Bill Urban, ha indicado que la evaluación de los sitios se ha estado realizando durante más de un año, concretamente después del ataque con aviones no tripulados (drones) y misiles de septiembre de 2019 en el corazón de la industria petrolera saudí.

De acuerdo con el portal del canal catarí de televisión Al-Jazeera, en el marco de esta decisión, el jefe del Centcom, el general Kenneth F. McKenzie, ha visitado, esta misma jornada, las tres bases mencionadas, en su primer viaje a la región de Asia Occidental desde la investidura del presidente de EE.UU., Joe Biden.

En declaraciones a la prensa, McKenzie ha manifestado que las aguas del Golfo Pérsico serán una zona de conflicto a la luz de cualquier enfrentamiento armado con Irán y, por lo tanto, se deben considerar otros lugares distantes para llevar a fuerzas al teatro de operaciones.

Mientras EE.UU. intenta sumir a la región en una gran tensión, las autoridades iraníes han reiterado la disposición del país persa a dialogar con los Estados del Golfo Pérsico para resolver cualquier tipo de disputas, sin injerencia alguna de actores extrarregionales.

La República Islámica ha resaltado, una y otra vez, que el tema de la seguridad del Golfo Pérsico depende de los Estados ribereños y no de actores extrarregionales, como EE.UU., que solo aumentan la inseguridad en la región.

Fuente: hispantv.com