El negociador de control de armas de Trump dijo que EE.UU. está listo para dejar a Rusia y China “en el olvido”, para ganar una carrera armamentista nuclear.

El presidente (de EE.UU., Donald Trump) ha dejado claro que tenemos una práctica probada y verdadera aquí. Sabemos cómo ganar estas carreras y sabemos cómo dejar al adversario en el olvido. Si es necesario, lo haremos, pero seguro que nos gustaría evitarlo”, aseveró el jueves el enviado presidencial especial Marshall Billingslea en una presentación en línea a un grupo de expertos de Washington.

Según informaron funcionarios estadounidenses, Billingslea tiene previsto reunirse con su homólogo ruso, el viceministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Serguéi Riabkov, en un futuro próximo para discutir una nueva propuesta de Estados Unidos de un acuerdo importante para limitar todas las ojivas nucleares rusas, chinas y estadounidenses.

La noticia llega un mes después de que Moscú expresara su disposición a incluir algunas de sus últimas armas nucleares en el último pacto de control de armas restante entre los dos países, si Estados Unidos acepta extender el tratado.

El evento marcará la primera vez que la Administración de Trump abre conversaciones sobre un acuerdo para reemplazar el nuevo tratado de control de armas nucleares New START.

El Tratado de Reducción de Armas Estratégicas, firmado entre Estados Unidos y Rusia en 2010, que expira en febrero de 2021, es el último gran tratado de control de armas nucleares entre Moscú y Washington que pone un límite al número de ojivas nucleares estratégicas que cada país puede tener.

Conforme el documento los dos países acordaron reducir el número de misiles nucleares estratégicos a la mitad y restringir el número de ojivas nucleares estratégicas desplegadas a 1550.

El alto cargo estadounidense, asimismo, instó a Moscú a “adherirse a las reducciones prometidas en los sistemas de alcance teatral, incluida la eliminación de todas sus cabezas nucleares para los sistemas tácticos terrestres”.

Si bien no ha habido señales concretas de que China participará en las conversaciones trilaterales, Billingslea argumentó que Pekín tiene la obligación de negociar sobre sus armas en virtud del Tratado sobre la No Proliferación de Armas Nucleares (TNP) y debe ver las conversaciones como un gran poder.

Al respecto, el secretario adjunto del Departamento de Defensa de EE.UU. (el Pentágono) para temas políticos, John Rood, destacó en diciembre que el mandatario norteamericano buscaba un acuerdo que incluiría tanto Moscú como Pekín, no obstante China aseguró en mayo de este año que no tiene intención de participar en dicho tratado.

“Rusia debe ayudar a llevar a China a la mesa de negociaciones”, declaró el jueves Billingslea, advirtiendo que el gigante asiático “se ha negado obstinadamente a compartir información importante sobre sus planes, capacidades e intenciones con respecto a su traslado a una tríada de vehículos de reparto, un lanzamiento en postura de advertencia y exploración de armas nucleares de bajo rendimiento”.

Anteriormente, en un evento del Instituto Hudson, Billingslea enfatizó que las conversaciones deben basarse en la visión de Trump, de un acuerdo trilateral de control de armas que incluya a China junto con los Estados Unidos y Rusia.

EE.UU. ha acusado, en reiteradas ocasiones, a Rusia de está modernizando un arsenal de armas nucleares tácticas, mientras que el propio Gobierno norteamericano es famoso en violación y salida de acuerdos internacionales.

Washington se retiró oficialmente en agosto de 2019 del Tratado de Fuerzas Nucleares de Alcance Intermedio (INF, por sus siglas en inglés), firmado en 1987 entre EE.UU. y la extinta Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS).

Fuente: hispantv.com