Autoridades de Estados Unidos se reunieron en secreto con una delegación norcoreana con el fin de reanudar las conversaciones de paz y normalizar las relaciones bilaterales.

La revista estadounidense Newsweek, en su edición de este jueves, ha indicado que durante dicha reunión de dos días, celebrada el pasado febrero en Berlín, capital alemana, los estadounidenses escucharon un mensaje de video del líder norcoreano, Kim Jong-un, en que pedía retomar los diálogos para poner fin a décadas de hostilidad entre los dos países.

La parte estadounidense, añade la revista, declaró su acuerdo con la propuesta, pero el proceso quedó en nada, después de que Washington exigiera incluir el tema de las actividades nucleares de Pyongyang en las conversaciones.

Según confirman los representantes del país norteamericano, las autoridades de Corea del Norte aceptaron cesar sus pruebas de misiles nucleares por un año si EE.UU., por su parte, suspendía sus maniobras conjuntas con Corea del Sur, pero la Casa Blanca se negó.

El rotativo cree que el Gobierno del presidente norteamericano, Barack Obama, perdió una buena oportunidad para poner fin a más de 60 años de tensiones en la península coreana y para alcanzar, incluso, otro acuerdo nuclear, similar al logrado con Irán sobre su programa de tecnología nuclear.

Los analistas han advertido de que si el Gobierno de Obama sigue con la misma política en relación con Corea del Norte, este país se equipará en una década con más de 100 bombas nucleares.

El diario estadounidense The Wall Street Journal publicó en febrero que Washington había ofrecido conversaciones de paz a Corea del Norte justo antes de la última prueba nuclear de Pyongyang.

De acuerdo con el diario, el Gobierno de EE.UU. en secreto propuso al Gobierno norcoreano llegar a un acuerdo parecido al de Irán, es decir, reducir su programa nuclear a cambio de levantarle las sanciones. Pero Corea del Norte, pese a insistir en que sus planes nucleares son pacíficos, los ve necesarios para negociar sobre la paz de la península coreana.

El 6 de marzo, Corea del Norte advirtió de un ataque nuclear preventivo a EE.UU. y Corea del Sur, en respuesta a las maniobras militares conjuntas que desarrollaron estos dos países entre el 7 hasta el 18 de este mes en curso.

A principios de marzo, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU) endureció las sanciones en contra de Pyongyang por sus recientes pruebas nucleares y de misiles balísticos.