El “Sky Runner” ecuatoriano Karl Egloff, tras conseguir el récord mundial del Kilimanjaro, el pico más elevado de África, en agosto de 2014 no para de sorprender y consolidarse entre los mejores exponentes del ascenso en speedclimbing. Esta vez puso su nombre como la persona más rápida en ascender y descender el Huascarán, en su cima norte, de 6.655 metros sobre el nivel del mar. Egloff, conquistó el monte peruano en un tiempo de once horas. Antes del quiteño, la mejor marca (no oficial), en esta ruta era de 22 horas. Este es el tercer récord mundial en menos de dos años. Ya que además de Kilimanjaro, posee la marca desde febrero de 2015 del Aconcagua, la cima más alta de América. A principios de mayo, falló en el intento de poner la marca en el Monte Elbrus, referente asiático, por las condiciones extremas de nieve. En el Huascarán, Egloff estuvo acompañado por su amigo de cordada Nicolás Miranda. En total, la ruta tuvo una longitud de 40 kilómetros, partiendo desde Musho (3050 m.s.n.m.), haciendo la cumbre norte y regresando al mismo lugar, lo que significó hacer 3.500 metros de desnivel positivo y otros tantos de desnivel negativo. La idea inicial de la dupla era hacer la cima sur, más alta y que alcanza los 6.758 metros, considerada el pico más alto de Perú, pero la presencia de glaciar y grietas profundas provocaron el cambio de planes. Además de su proyecto 7 Summits (ascenso y descenso en velocidad de las cumbres más altas de cada continente), Egloff tiene como objetivo hacer lo propio en las cumbres más altas de los países andinos. El Huascarán es su segunda montaña conquistada, tras batir en 2015 al Aconcagua de Argentina.

Visitas de hoy: 0
Total de visitas: 10591