Las cuentas por pagar no esperan. El Gobierno gastó 33.247 millones de dólares durante este año. De ese monto, un 18,6 % -6.207 millones de dólares- fueron a cancelar parte de la creciente deuda pública.

Según el Ministerio de Finanzas, al 31 de diciembre, se pagaron 4.566 millones de dólares por intereses y capital de las deudas contraídas durante el Gobierno de Rafael Correa. En el rubro se contabilizan, por ejemplo, intereses por créditos bilaterales, pagos por los bonos de deuda pública y las cuotas de préstamos que vienen de organismos multilaterales.

La deuda total asciende a 37.972 millones de dólares si se contabiliza la última emisión de bonos de este mes.

Una cifra alta, a decir de consultoras como Multienlace. Según David Castellanos, director de análisis de la entidad, el Gobierno de la Revolución Ciudadana se endeuda “de manera agresiva y sostenida”.

Castellanos agrega que el manejo del endeudamiento público no solo complica al actual gobierno, sino que “genera un problema hacia adelante”.

La amortización (cancelación de intereses y capital), sin embargo, no es el único rubro que se paga por obligaciones contratadas. En la ejecución presupuestaria, que publica el Ministerio de Finanzas, también hay un monto que se desembolsa por Obligaciones por venta anticipada de petróleo. Es decir, la devolución del dinero que entregaron países como China y Tailandia por la adquisición anticipadamente del crudo ecuatoriano. Hasta el fin de año, esos pagos sumaron 1.641 millones.