Otro golpe grave para Irán es la desconexión del sistema interbancario Swift, predice el experto.

“Aparentemente, Irán tendrá que volver a los métodos de trabajo y comercio exterior que usaba en el pasado… Con China puede comerciar en yuanes, con la India, en rupias. Sí, habrá una desaceleración en el crecimiento. Tendrán que reducir la producción de petróleo, habrá dificultades con las exportaciones del gas”, predice el experto.

El pueblo de Irán ya había sufrido sanciones hasta que fueron levantadas en 2015 y expresado su descontento con el deterioro del nivel de vida, así como la abolición de diversos beneficios y subsidios. Según el pronóstico de Nadein-Raevski, los disturbios podrían reanudarse.

“Por supuesto, los disturbios pueden volver. Ya había disturbios con el Gobierno de Mahmud Ahmadineyad (presidente de Irán en 2005-2013), cuando los estadounidenses impusieron un embargo a varios alimentos. También creció el precio de la gasolina”, recordó el experto.