Iván Granda, ministro de Inclusión Económica y Social (MIES), anunció que, en menos de un mes, es decir, desde el inicio de mayo próximo, 550.000 personas más recibirán el llamado Bono de Protección Familiar. Este bono consiste en la transferencia directa de $60 mensuales para hogares que perciben menos de $ 400 y que, actualmente, se han quedado sin ingresos, como consecuencia de las restricciones de movilidad y la suspensión de actividades dentro de la lucha contra la propagación del Covid-19.

Desde abril, 400.000 familias ya han comenzado a cobrar la ayuda que estará vigente por dos meses. Para la ampliación de la cobertura, el Gobierno gestionó un préstamo con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Este financiamiento ya fue aprobado por el directorio del organismo multilateral; y ahora, el ministerio de Economía debe coordinar la llegada de los recursos.

El subempleo y la informalidad afecta a 4’691.224 ecuatorianos.Con esto, Granda recalcó que la base total de beneficiarios será de 950.000 personas que pasarían temporalmente a ser parte de la red de 1’025.000 ecuatorianos que reciben ayudas económicas directas del Estado. Entre esas ayudas están el Bono de Desarrollo Humano, las pensiones para adultos mayores y para personas con discapacidad.

El costo del Bono de Protección Familiar, incluida la ampliación de cobertura, será de aproximadamente de $104,5 millones. Hasta el pasado 7 de abril, 154.456 ya habían accedido al cobro. Las personas que entren al nuevo listado podrán acceder al beneficio en mayo y junio.

La primera recomendación, según las autoridades, antes de ir a hacer fila en bancos públicos o privados, es que se verifiquen en la web del MIES si realmente es beneficiario del bono. Luego, el siguiente paso es revisar el día correspondiente al pago, que va en función del último dígito de la cédula. Hay 10.500 puntos habilitados en todo el país, que incluye toda la red del Banco del Barrio y Mi Vecino y BanEcuador, entre otros. (JS)

Fuente: lahora.com.ec