Redacción SHANGHÁI

AFP  

La epidemia sigue causando estragos. Después de estar diez días cerrada, la bolsa de China cayó un 8% ayer, la peor baja en cinco años.

Las consecuencias que deja a su paso el coronavirus a nivel económico son cada vez más importantes. Esta epidemia, que hasta el momento ha cobrado la vida de más de 300 personas, ha impactado la economía china más que la crisis financiera de 2015.

Por el comienzo del Año Nuevo chino, se tenía prevista una caída en las bolsas del gigante asiático. Sin embargo, este porcentaje supera las predicciones y significa un duro golpe, no solo para la economía china sino para la mundial.
Caen los mercados
Las bolsas de Shanghái y Shenzhen estaban cerradas por las vacaciones del Año Nuevo chino desde el 24 de enero, un día después de que fuera aislada la ciudad de Wuhan, epicentro del coronavirus.

Durante este periodo los mercados mundiales también cayeron, preocupados por las consecuencias de la epidemia sobre el crecimiento en China, la segunda economía mundial, donde la actividad sigue paralizada por el brote.

En este contexto, la bolsa de Shanghái cerró ayer con una caída del 7,72%, mientras que la de Shenzhen, la segunda más importante de la China continental, terminó perdiendo 8,41%.
Otro ‘crack’
Esta sería la caída más fuerte desde el “crack bursátil” de 2015, término utilizado cuando hay una caída desenfrenada en los valores de una o varias bolsas.

Casi 3.500 valores de bolsa cayeron un 10%, el umbral a partir del cual los intercambios quedan automáticamente suspendidos, según datos de Bloomberg.

La epidemia, que ya dejó más muertos (362 fallecimientos confirmados) que el virus del SRAS en 2002-2003, afecta además a los mercados chinos de divisas y materias primas, que también volvieron a abrir ayer.

La moneda china cayó un 1,5% y pasó bajo el umbral simbólico de siete yuanes por dólar. Adicional a esto, las cotizaciones de mineral de hierro, cobre o petróleo, quedaron suspendidas porque cayeron más del máximo autorizado.
Medidas del Banco Central
Para frenar el pánico, el Banco Central chino (PBOC) anunció el domingo una inyección de 1,2 billones de yuanes (175.000 millones de dólares) en el sistema financiero.

Ayer la institución rebajó además un 2,4% la tasa que aplica a los bancos comerciales para los préstamos a corto plazo.

Sin embargo “esta caída es demasiado marginal para frenar sustancialmente los daños a la actividad económica”, añade el analista.

Algunas de las medidas que se han aplicado para limitar la propagación del virus como confinamiento, suspensión de conexiones ferroviarias, cierre de empresas y fábricas, hasta el 9 de febrero, siguen paralizando sectores enteros de la economía china y amenazan las cadenas de producción en todo el planeta.

Las empresas de cruceros decidieron prohibir la presencia de pasajeros o miembros de la tripulación que hayan viajado a China en los últimos 14 días, anunció ayer la Asociación Internacional de Líneas de Crucero (CLIA), con sede en Hamburgo, Alemania.

Además, la CLIA explicó que los viajes y los itinerarios serán reprogramados, modificados o anulados si es necesario en acuerdo con las autoridades sanitarias y la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El anuncio prolonga una iniciativa ya tomada por separado por varias compañías de cruceros como MSC Cruceros, Costa Cruceros y Royal Caribbean, que decidieron negar el embarque a pasajeros que estuvieron en China recientemente.

Mi opinión en 30 segundos
José María Gay de Liébana. Profesor de Economía. Unversidad de Barcelona

°   El coronavirus se extiende y su impacto se deja notar también en el terreno económico. Tiene mayor importancia de lo que uno podría pensar. China comercialmente, económicamente, es una potencia”, por lo que habrá problemas tanto internos como externos.

En estos fueros, el lujo ve cómo las ventas le disminuyen, las líneas aéreas cancelan vuelos y hay un menor consumo de combustible y caída del petróleo.

Las epidemias y las pandemias provocan el efecto mariposa que acaba repercutiendo en la economía mundial.

Médicos de Hong Kong piden cierre de frontera
° Ahora, Hong Kong se enfrenta además a las consecuencias del coronavirus de Wuhan, que está afectando a la economía del territorio y de la China continental.

Cientos de trabajadores médicos de Hong Kong abandonaron sus trabajos ayer, exigiendo que la ciudad cierre su frontera con China continental para reducir la propagación del nuevo coronavirus, en una protesta que podría ampliarse en la semana.

El centro financiero tiene 15 casos confirmados de la enfermedad, muchos de ellos con personas provenientes de China.

Fuente: lahora.com.ec