EXPRESO

Una audiencia fallida. El fiscal que investigó por casi seis meses el caso de supuesto cohecho en Petroecuador pretendía dejar fuera de la lista de 18 acusados a siete personas. Por eso fue suspendido.

¿A quién exculpaba el fiscal Jacinto Tibanlombo? ¿Qué encontró en su investigación previa? Eran las preguntas que los sorprendidos abogados de los implicados se hacían en las afueras de una de las unidades penales, en el norte de Quito.

El presidente de la República, en su cuenta de Twitter y desde Nueva York, dio parte de la respuesta. “La participación de los familiares de los funcionarios involucrados fue esencial. En sus cuentas, o por intermedio de ellos, se hacían los depósitos del dinero de corrupción. ¿Cómo es posible que el fiscal del caso se abstenga de acusarlos?”, dijo. Y aseguró que no estaba interviniendo en la justicia, sino solo quejándose.

Pero su exministro de Gobierno, exsecretario particular y ahora presidente del Consejo de la Judicatura, Gustavo Jalkh, ya había tomado medidas, ordenando la suspensión por 90 días de Tibanlombo.