El presidente Rafael Correa estimó que hasta mayo de 2017, cuando termine su mandato, el avance de la reconstrucción en las zonas afectadas por el terremoto, ocurrido el pasado 16 de abril, será de un 60 o 70%.

“Esperamos que en los próximos diez meses hayamos cubierto un 60 o 70% de los daños que sufrimos”, dijo Correa, durante un conversatorio con medios realizado desde la ciudad de Manta, en la provincia de Manabí, una de las más afectadas por el terremoto de 7,8 grados de magnitud, que dejó sin vida a 668 personas, según datos oficiales.

Hasta el momento se han removido un millón de metros cúbicos de escombros, informó el jefe de Estado.

Correa agregó que hasta la fecha se han activado más de 200 millones de dólares de las líneas de contingencia internacionales para las actividades más emergentes del desastre natural.

“Lo primero que se activó fue la línea contingente de emergencia del Banco interamericano de Desarrollo (BID) (…) que supera los 210 millones de dólares”, indicó Carlos Bernal, secretario del comité de reconstrucción.

La actividad de remoción de escombros fue una primera asignación de 19,5 millones de dólares; para reconstrucción de vivienda (bonos de hasta 4.000 dólares) se han asignado 47,5 millones; para Ministerio de Obras Públicas (recuperación de vías) se han asignado 39 millones de dólares; para el sector educativo se han destinado más de 35 millones; para agua y saneamiento, una primera asignación de 20 millones para recuperar sistemas de agua.

Y el resto (50 millones de dólares) es gasto corriente: mantenimiento de albergues, alimentación, salud, entre otros.

Correa indicó, además, que en este mes se empieza a recaudar los ingresos por la Ley Solidaria, en vigencia desde el 1 de junio, y de los que se espera recibir unos 50 millones dólares en este mes, “aunque hay meses pico”.

Este jueves, cuando se cumplen dos meses del desastre natural, el presidente ecuatoriano recorrió las zonas afectadas y las labores de reactivación como la remoción de escombros, la repotenciación del hospital de Portoviejo, la construcción de una escuela del milenio y la construcción de viviendas de interés social para los damnificados del terremoto.

Más temprano, el primero mandatario recordó el desastre que sorprendió a los ecuatorianos: “Hoy dos meses de aquel sismo que estremeció la tierra y la historia del país. Estamos trabajando en Manabí, y al ver el espíritu de su gente, pese a los duros momentos no me queda la menor duda de saldremos adelante. ¡Fuerza Patria querida!”. > ANDES

Fuente: EL TIEMPO