Las lluvias no dan tregua a las carreteras del país. En los últimos tres días la situación ha empeorado en al menos cuatro de las principales conexiones entre regiones. Accidentes, deslizamientos e inundaciones mantienen en alerta a pobladores y autoridades.
Además, el Inocar pronostica oleajes esta semana en el perfil costero, por lo que incluso se recomienda a turistas que limiten al máximo su ingreso a las playas.
Hasta ayer continuaban los trabajos de limpieza de la carretera Panamericana Norte, en el tramo Otavalo-Cajas, sector González Suárez de Imbabura.
En esta vía se han registrado varios deslizamientos de tierra a causa de las fuertes lluvias y la inestabilidad del suelo que conforma el talud, el último de ellos ocurrió este lunes, 11 de abril, cerca de las 10:00, según consta en la información oficial.
El riesgo y temor aún están presentes en el kilómetro 34 de la vía Alóag-Santo Domingo, donde un derrumbe provocó el cierre. Desde la avenida Quito, en Santo Domingo, los agentes de la Comisión de Tránsito del Ecuador (CTE) advierten a las personas que no hay paso hacia la capital.
En el lugar del deslizamiento hay varios conductores a la espera de que se habilite el paso. Trabajadores se encuentran realizando labores de limpieza. Sin embargo, hasta ahora no se tiene un horario exacto de rehabilitación al paso vehicular, puesto que siguen cayendo rocas de la montaña, pero sí se informó que hoy no habrá circulación.
La Capitanía de Puerto de Salinas alertó ayer a la ciudadanía porque, según el Instituto Oceanográfico de la Armada (Inocar), los vientos sobre el Pacífico Sur están generando olas que se desplazan hacia las costas de Sudamérica.
La Capitanía recomendó a los pobladores de las zonas costeras, turistas y a quienes realizan sus actividades en la playa que estén atentos a las señales.
En las últimas 72 horas, 7 inundaciones y 5 deslizamientos de tierra se han registrado en las vías de al menos 6 cantones de Manabí. Esto, según la información oficial recabada por la Secretaría de Gestión de Riesgos.
Fuente : La Hora