El Impuesto al Valor Agregado (IVA) no es diferencial; por tanto, no establece excepciones ni montos en relación a la cantidad de ingresos mensuales de un trabajador. Por esto, según la Cámara de Comercio de Guayaquil, el pago del tributo afectaría más a las personas de bajos recursos.


“Que menos gana, más paga”, sostiene Pablo Arosemena, presidente de la entidad. “Un ejemplo sencillo: Dos trabajadores, Juan y Pedro, el primero gana 366 dólares, el segundo 1.500. Los dos deciden comprarse una cocina que cuesta 700 dólares. El IVA del 12% sería 84 dólares, y con el 14% serían 98 dólares. Hay una diferencia de 14 dólares. Cuando vemos el costo de ese impuesto en relación a la ganancia de cada uno, vemos que a Juan el impuesto le pesa cuatro veces más que a Pedro”.


En defensa del nuevo monto del tributo, Leonardo Orlando, principal del Servicio de Rentas Internas (SRI), sostiene que un 90% de los productos de la canasta básica no pagan IVA, al igual que los servicios de salud, transporte y educación.

Al respecto, un estudio realizado por la Corporación de Estudios para el Desarrollo (Cordes) reveló que de los 359 productos representativos en el gasto de los hogares ecuatorianos, un 55% está gravado con IVA, dichos productos representan el 49% del gasto de un hogar promedio.

Visitas de hoy: 0
Total de visitas: 408