Ubicado en la ex-hacienda San Eloy, en el cantón de Urcuquí, el Jardín Botánico es un centro de investigación, conservación y educación, que alberga varios tipos de plantas nativas del país.

Urcuquí.-

Frente al centro de emprendimiento Innopolis, un camino de piedra es la puerta que invita a recorrer y descubrir árboles frutales, plantas medicinales, orquídeas, bonsáis, flores y diversidad de especies vegetales.

Inaugurado en agosto de 2014, el Jardín Botánico Yachay (JBY), ubicado en la ex-hacienda San Eloy, en Urcuquí, fue inaugurado en agosto de 2014. Cuenta con 160 hectáreas de extensión y alberga, por ejemplo, senderos de cabuya, espinos y bromelias, que son parte de la conservación y exhibición de la flora nativa ecuatoriana.

A pocos pasos de la entrada, una hilera de bonsáis es el marco para descubrir y aprender de la horticultura (técnica del cultivo de plantas que se desarrollan en huertos) originada en el imperio chino y aplicada a plantas ecuatorianas.

Este espacio se conoce como el Bosque de bonsáis. Esta parte de la exhibición cuenta aproximadamente con 40 árboles maduros en miniatura.

Los bonsáis aparecieron en Medio Oriente como ornamentación para los palacios de los emperadores. Se consideraba que estos árboles representaban la vida, la abundancia y la armonía. Además tenían el don de absorber la energía negativa y equilibrar los ambientes interiores, mencionó Vladimir Mena, guía turístico de la zona.

“Aquí les enseñamos las técnicas de cuidado y cultivo de los bonsáis, ya que estos árboles sembrados en masetas de barro, cerámica o piedra, también se los cultiva con plantas de la región como las acacias, chirimoya, guaba, capulí, guayaba o espinos”.

Las plantas en el lugar están organizadas por tipos y hay sectores que cuentan con gran variedad de árboles nativos de la zona de Urcuquí. “Conservar la biodiversidad de especies endémicas y hacer divulgación e investigación académica es el objetivo del jardín”, relata Mena.

Caléndulas, begonias, hortensias, dormilonas y aretes chinos son algunas de las plantas con las que trabaja Mónica Ortega, encargada de la siembra, mantenimiento y cuidado del lugar.

Según esta moradora de la parroquia Imbaya, las plantas necesitan de diferentes abonos para mantenerse sanas, además hay que cuidar la cantidad de luz y de agua y controlar las plagas. “Nuestro trabajo consiste en mantener jardineras, sembrar plantas, regarles y limpiar la maleza, para dar colorido y vida al Jardín Botánico”, comenta.

A través de sus colecciones de plantas, el JBY fomenta la valoración y el conocimiento del patrimonio natural vegetal del país. William Portilla, quien realiza mantenimiento en la zona, menciona que hay más de 300 especies de orquídeas. Además los turistas pueden visitar el Jardín de los sentidos, donde personas con capacidades especiales pueden conocer plantas con un alto valor medicinal.
Contribuye con el desarrollo de la comunidad

“Antes era una hacienda donde trabajaban aproximadamente 4 personas. Ahora, solo en esta área, trabajamos 35. Esto ayuda al desarrollo de la comunidad, ya que mucha gente viene y pregunta por Urcuquí”, explica.

Según Isabel Cruz, gerente de Desarrollo Industrial y Productivo de la Empresa Pública Yachay, el turismo es una fuente de recursos y desarrollo económico que se potencia en la zona.
“Lo que se busca es explotar, en el sentido positivo, todos estos aspectos turísticos para tener un desarrollo económico del sector, no solamente de Yachay, Ciudad del Conocimiento, sino del cantón Urcuquí y de la provincia de Imbabura”, indica Cruz.

El objetivo es que las personas puedan venir y conocer cómo ha sido la evolución de las plantas, indica María Quilca, visitante del lugar. “El árbol filogenético fue lo que más me gustó, ya que conoces cómo ha sido la evolución de las plantas, primero como musgos, helechos, líquenes, luego como árboles con fruto y sin fruto”, dice.

Además pueden caminar por uno de los 3 senderos ecológicos (Bromelias, Cabuyas y Espinos) o bajo los árboles de mandarinas, limón, naranja y guayabas. También pueden visitar el mirador del Polígono Yachay para disfrutar del paisaje.

Quienes llegan al jardín pueden encontrarse con un investigador o un estudiante que recorre el arboretum y palmetum trabajando en la recuperación de productos andinos de la Sierra, como las ocas, la mashua y otros productos que se están perdiendo.

En el Botánico se ha recibido, hasta la fecha, aproximadamente a 20 mil visitantes. En el lugar se trabaja en la restauración ecológica, monitoreo del ecosistema y conservación, producción y reinserción de especies en su hábitat.

Durante todo el año hay visitas guiadas, para turistas nacionales y extranjeros. El lugar está abierto de 08:00 a 17:00 y es muy seguro para los visitantes.

Fuente: EL TELÉGRAFO