La operación humanitaria de liberación de los barrios del este de la ciudad siria de Alepo llevada a cabo por el Ejército sirio, ha resultado «exitosa» debido a varios factores clave, según lo ha anunciado el portavoz del Ministerio ruso de Defensa, el general Ígor Konashénkov, a través de un comunicado de prensa.

* En primer lugar, Konashénkov señaló que «todo el griterío teatral» de las autoridades británicas y francesas, supuestamente en defensa de los 250.000 de civiles en Alepo que «se quedaron bloqueados», no son «nada más que palabrería rusófoba». Más de 100.000 civiles retenidos como escudos humanos por los terroristas en las zonas orientales de la ciudad abandonaron la urbe «tan pronto como fue posible» y entraron en el territorio controlado por el Gobierno sirio, donde hay «seguridad, ayuda real y comida», agregó.

* En segundo lugar, no hubo ninguna oposición, consejos locales u organizaciones humanitarias no gubernamentales (ONG) que «profesaran valores occidentales». Según testimonios de los residentes de Alepo, «solo hubo hambre y el terror total por parte de los milicianos ante cualquier intento de expresar insatisfacción o salir del enclave», indicó Konashénkov. Todas las «películas» de supuestos «bombardeos rusos y fusilamientos», así como otras «escenificaciones» fueron grabados por «grupos especiales de televisión de los milicianos», recalcó el portavoz del Ministerio ruso de Defensa. «Por qué algunos medios de comunicación los aceptaron con gusto y sin verificar es algo que habría que preguntárselo a ellos», continuó el general ruso, que también aconsejo no fiarse de «la propaganda de los terroristas».