«El ataque contra la base aérea siria es un acto de agresión con un pretexto inventado», ha afirmado este viernes el canciller ruso, Serguéi Lavrov, durante una rueda de prensa, después de que Washington llevara a cabo un ataque contra una base aérea siria.

Según el ministro de Exterior ruso, «el acto de agresión» de Washington recuerda a la situación de 2003, cuando, «con algunos aliados», EE.UU. y el Reino Unido «invadieron Irak» sin la aprobación del Consejo de Seguridad de la ONU.

Asimismo, Lavrov ha hecho hincapié en que lo sucedido en Irak fue una violación flagrante del derecho internacional. «Pero entonces de alguna manera trataron de mostrar ‘pruebas materiales'», ha continuado Lavrov. El entonces secretario de Estado Colin Powell, ha explicado el canciller ruso, «fue engañado por la CIA», ya que desde el organismo «le dieron una probeta con polvo de dientes» que él esgrimió ante el Consejo de Seguridad de la ONU, tratando de «probar que era ántrax».