Definición y táctica fija fueron los trabajos con los que El Nacional culminó el entrenamiento de este miércoles, de cara al partido que el cuadro criollo sostendrá el próximo domingo ante Barcelona, en Machala.

El ensayo permitió al técnico Eduardo Favaro sacar conclusiones de la puntería de sus dirigidos, incluso él sufrió el ‘castigo’ de la efectividad del volante Cristian Cordero.

En un mano a mano, en los tiros libres, el Corcho Cordero dejó estático a Favaro, que como arquero evidenció muy pocos reflejos; en su época de futbolista profesional fue delantero. “Espero que estés así en los partidos”, le dijo a manera de broma el DT uruguayo.

La concreción ha sido uno de los puntos bajos del equipo militar. En el torneo local anotó solo una vez en dos juegos. Mientras, en la Copa Libertadores, de la que quedó eliminado, marcó dos, pero Atlético Tucumán le hizo tres.

Sin precisar qué trabajos priorizaron en esta para del campeonato debido a los comicios electorales, Favaro indicó que han “afianzado las cosas buenas” y han “corregido los pequeños errores”. Agregó: “Se han intensificado los trabajos en ese aspecto”.

Barcelona “es un rival de cuidado”, afirmó, “el año pasado fue campeón de punta a punta, y para este ha mantenido a casi todo el plantel; además, se ha potenciado”.

Por ello, Favaro calificó de “rival durísimo” al equipo torero, y se esperanzó en que sus dirigidos también compliquen.

Analizó que ni Barcelona ni El Nacional han iniciado bien este torneo, pero se mostró entusiasmado de que el domingo harán “un buen partido”. “Ojalá podamos cosechar los tres primeros puntos”, comentó.

El club canario suma 2 puntos, producto de dos empates. En tanto, los militares, uno, pero tienen un juego diferido ante Independiente.

Fuente: El Universo