A las calificaciones antes dichas por el Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, quien definió de indigna, inmoral y mentirosa la acusación reciente que el Departamento de Estado de Estados Unidos realizó sobre Cuba, en franca manipulación del tema de los Derechos Humanos, sumó sus valoraciones este lunes el ministro de Relaciones Exteriores, Bruno Rodríguez Parrilla, quien rechazó, en Twitter, «las alegaciones engañosas y politizadas» del informe que las sostiene, del cual aseveró que falta a la verdad, y lo llamó «oportunista, arbitrario y unilateral».

En el mismo mensaje, el Canciller instó al Gobierno de EE.UU. «a cesar su campaña de descrédito e injerencia».

En la propia fecha, y mediante nota de prensa publicada en el sitio web Cubaminrex, se informó que, en la tarde de ayer, el director general a cargo de Estados Unidos, del Ministerio de Relaciones Exteriores, Carlos Fernández de Cossío, convocó al encargado de Negocios de Estados Unidos, Timothy Zúñiga-Brown, a fin de hacerle saber el rechazo a las consideraciones de su Gobierno, del que señaló que aprovecha, de modo oportunista, un tema tan sensible como los derechos humanos, para su política de agresión contra países que no se le subordinan, «y que defienden el derecho soberano de sus pueblos a la libre determinación».

«En lo que respecta a Cuba, repite calumnias que grupos políticos de los Estados Unidos, con posiciones extremas contra Cuba, han formulado durante años como pretextos para la promoción de acciones hostiles y la imposición de medidas económicas coercitivas dirigidas a perjudicar el nivel de vida de la población cubana y castigarla por su respaldo al sistema político, económico y social que el país ha escogido libre y soberanamente», argumenta la nota.

Fuente: Granma.cu