Dos eventos en Guayaquil encaran el horizonte económico. Los sectores productivos más fuertes y analistas advierten sobre la escasez de recursos.

Las discrepancias en torno al desempeño económico de Ecuador en 2017, con una previsión oficial de crecimiento frente a un cálculo negativo de organismos internacionales como el FMI, no han distraído al sector empresarial de sus tareas para el próximo año, sea cual sea la situación a enfrentar. En dos eventos en Guayaquil, reflexionaron ayer sobre los obstáculos y las opciones que se vienen.

Por un lado, representantes de tres de los sectores productivos de más peso en la economía nacional, como son la pesca, camarón y cacao, pidieron un mejor acceso al crédito con el que desarrollar sus industrias y con ello incrementar la productividad. Junto a ellos estuvo el sector de software, pequeño todavía, pero importante por su potencial en innovación, que pidió un nuevo marco legal para poder expandirse.

De lado de las cifras macroeconómicas, dos analistas contextualizaron el escenario en que se moverán las industrias y el propio Estado. Y este se presenta difícil por la estrechez a la hora de acceder al financiamiento, dado el alto nivel de endeudamiento del país y la merma prevista en la recaudación.

Espae albergó las propuestas terrenales del cacao, el camarón, la pesca y el software. Los primeros se centraron en la estrategia de exportación, a sabiendas de la importancia de ingresar divisas en la economía. El cacao espera recuperar, gracias a los correctivos ya aplicados, el volumen de ventas que en 2016 interrumpió un crecimiento sostenido de 12 años seguidos por problemas de clima y enfermedades.

La pesca, por su lado, es consciente de la necesidad de renovar la flota para mantener e incluso impulsar la inercia extractiva de peces.

Y el software empieza a reclamar protagonismo. Pese a ser una industria naciente, el potencial en innovación quedará malogrado sin una regulación que extienda el acceso a créditos.

Para el analista económico, Walter Spurrier, los empresarios deben ampliar su mirada y tener en cuenta que este 2017 el Gobierno entrante no solo heredará deudas sino una debilitada estructura fiscal con pocas opciones de financiamiento. Una situación que, unida al fortalecimiento del dólar y a los limitados ingresos petroleros, podría socavar la recuperación del mercado interno, ya caracterizado por un consumo y unas ventas a la baja.

 

Grupo Spurrier: El desafío en lo económico

Enfrentar el 2017 no será fácil. El nuevo Gobierno sin importar la doctrina que tenga tendrá como desafío equilibrar las finanzas públicas, por la vía del control del gasto y una mejor generación de ingresos.

Para el analista Walter Spurrier la estrategia del actual Gobierno de asegurarse un crecimiento económico mediante la adquisición de más deuda, no será una receta sostenible para el régimen que lo suceda. El 2017, señala, estará caracterizado por la dificultad de hallar nuevo financiamiento y ante ello el desafío es trabajar en la forma en cómo se generarán nuevos ingresos y se reducen egresos.

La salida, dice, estará en ajustar el gasto de acuerdo al tamaño de la economía que hoy se desenvuelve en un contexto complicado. “Una opción es reducir o eliminar los subsidios a la gasolina y el diésel. El hecho es que no podemos mantener ese tipo de gasto en base a créditos”.

Otro desafío, explica, está en cómo lograr que el sector privado gane mayor competitividad ahora que tiene el reto de conquistar mercados como el europeo. Eso, insistió, debe darse aliviando la carga impositiva de las empresas, mejorando el costo de sus insumos y flexibilizando la política laboral.

LO QUE SE REQUIERE

1. Ingresos: Los analistas proponen un ajuste económico que garantice nuevas fuentes de ingresos. Descartan que el precio del barril se recupere y llegue a los $ 60; también que Ecuador pueda hallar nuevas fuentes de financiamiento internacional.

2. Menos gastos: En el 2016, el país necesitó $ 2.800 millones para sustentar sus gastos corrientes. De eso, $ 1.300 millones se cubrieron con ingresos; el resto (los $ 1.500 millones), con deuda. Se sugiere ajustar los egresos al tamaño de la economía.

3. Un aliado: Además de la recaudación de tributos y los ingresos petroleros, el aparato estatal necesitará el apoyo del sector privado. Un reto, dicen los analistas, es mejorar las condiciones del mercado para que las empresas puedan trabajar.

 

ESPAE: EE. UU., el socio estratégico

Una misión de empresarios planifica visitar en marzo Estados Unidos, con miras a fortalecer el comercio y tener un acercamiento con el presidente Trump. Por otro lado se pide que se desmonten las barreras comerciales que pone Brasil y Argentina a los productos ecuatorianos. Así se dijo en el conversatorio de la Espae, donde participaron Bruno Leone, presidente de la Cámara Nacional de Pesquería; Andrés Burbano, presidente de la Asociación Ecuatoriana de Software; Juan Pablo Zúñiga, presidente de la Asociación Nacional de Exportadores de Cacao y Silvana Vallejo, directora ejecutiva de Pro Ecuador.

En el sector de la pesca, Leone destacó que la responsabilidad social de una empresa es generar utilidades, por lo tanto, se requiere una política que estimule la inversión y que genere más empleos. Agregó que el tema de la competitividad en Ecuador está muy afectado, “y que el país es demasiado caro”. Para mejorar la competitividad es importante renovar la flota pesquera que tiene 38 años. Otra acción importante es tener una certificación de sostenibilidad. Urgen las soluciones, solo entre las exportaciones de camarón y pesca generan cerca de $ 4.000 millones.

 

Detalles

1. Cacao: Ecuador es el cuarto productor de cacao más importante del mundo. El sector aspira controlar las enfermedades y recuperar el crecimiento sostenible que tuvo hasta 2015. Tiene buenas expectativas con las nuevas variedades de cacao.

2. Software: Para desarrollar un proyecto a veces se busca capital en el exterior, se requiere más apoyo nacional. El gremio dijo que hay potencial. Por software desarrollados hay productores de flores que pueden vender directamente al cliente final, en el mundo.

3. Pro Ecuador: La autoridad señaló que durante el 2017 los productos ecuatorianos se promocionarán con más agresividad. En el 2016 se logró ingresar el mango a China y productos como madera y snacks se vende con éxito, entre 100 % y 30 % más.

Fuente: El Expreso