Mitch McConnell, líder de la mayoría republicana en el Senado, anunció el miércoles que sesionarán a la 1.30 p.m. de este jueves (hora local) para votar una resolución presentada por el senador demócrata Tim Kaine que busca anular el veto del presidente Donald Trump.

La resolución exige que el mandatario republicano retire a las tropas estadounidenses de cualquier hostilidad contra Irán dentro de 30 días a menos que obtenga la aprobación del Congreso para la acción militar.

Insto a mis colegas a unirse a mí en la votación para anular su veto. A menos que haya un consenso cuidadosamente alcanzado en el Congreso de que la guerra es necesaria, no deberíamos poner a nuestras tropas en peligro”, dijo Kaine en un comunicado el miércoles.

Sin embargo, parece poco probable que el Senado, donde los republicanos tienen 53 de los 100 escaños pueda anular el veto del presidente.

El miércoles, Trump no firmó la resolución 68 —aprobada en febrero por el Senado y en marzo por la Cámara de Representantes— que impide consultar al Congreso en caso de un ataque militar a Irán.

El inquilino de la Casa Blanca tachó de “insultante” la resolución y señaló que los pocos republicanos (6) que votaron a favor de la resolución “cayeron directamente en el juego de los demócratas”.

La resolución 68 se considera el esfuerzo más reciente del Congreso para arrebatarle a la Casa Blanca su autoridad constitucional para declarar la guerra  .La medida se tomó luego de que Trump escalara la tensión con Irán tras ordenar un ataque en Bagdad (capital iraquí) que resultó en el asesinato el 3 de enero del comandante de la Fuerza Quds del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) de Irán, el teniente general Qasem Soleimani.

Irán, que había jurado vengar dicho asesinato, lanzó un ataque, con misiles tierra-tierra, contra Ain Al-Asad, principal base de EE.UU. en Irak. Pese a que el país norteamericano había puesto en máxima alerta sus sistemas antiaéreos, no logró interceptar ni un solo misil iraní.

Desde entonces han aumentado las preocupaciones en EE.UU. de que las polémicas decisiones de Trump sobre Irán han puesto en riesgo la seguridad nacional del país y empujado a EE.UU. hacia una guerra directa con la República islámica.

Fuente: hispantv.com