Miles de personas respondieron al llamado de organismos de socorro y de autoridades.

Pocas horas después de que se registrara la tragedia provocada por el sismo de 7,8 grados en la escala de Richter, los ecuatorianos empezaron a buscar estrategias y a movilizarse para ayudar a las poblaciones más afectadas.

Mientras los informes oficiales daban cuenta de que las cifras de fallecidos iban en aumento (inicialmente se dijo que hubo 28 muertos, pero hasta el cierre de esta edición la cifra llegó a 235 fallecidos y 1.557 heridos), se inició una verdadera ola de solidaridad en la que se vieron involucrados ciudadanos comunes, autoridades de gobiernos locales y nacionales, organismos de socorro y cibernautas de dentro y fuera del país.

Las redes sociales, que inicialmente sirvieron como un canal de comunicación para que la gente se informara sobre lo acontecido y para que reportara si se encontraba bien, se convirtieron en uno de los principales canales que se usaron para solicitar ayuda humanitaria.

Se podría decir que el terremoto registrado el sábado a las 18:58, entre Cojimíes y de Pedernales (Manabí), no solo provocó pérdidas de vidas humanas y cuantiosos daños materiales sino que también despertó el espíritu solidario de los ecuatorianos, quienes utilizaron Facebook, Twitter y aplicaciones como WhatsApp para organizar colectas y fijar puntos de encuentro para entregar alimentos, agua y vituallas. También sirvieron para convocar a voluntarios.

Esta tendencia se destacó en la agencia de noticias EFE, donde se contó la historia de un hombre que pidió ayuda por Facebook para trasladar en helicóptero a una de sus hijas heridas que, junto a su otra hija y su esposa, fueron rescatadas ocho horas después de quedar atrapadas entre los escombros.

Mientras las fotografías, mensajes, rumores y hasta cadenas de oración se viralizaban en el mundo virtual, los organismos de socorro y las autoridades locales y nacionales también se sumaron a la ola de solidaridad.

La Cruz Roja Ecuatoriana abrió la cuenta corriente 3462520104 (Fondo de emergencia RUC: 1791241746001) en el Banco Pichincha para receptar donaciones que se destinarán para la gestión de albergues y acciones de búsqueda y rescate, y habilitó un servicio de restablecimiento del contacto entre familiares a través del correo pyvcoordinacion@cruzroja.org.ec.

El organismo también convocó a 1.200 voluntarios activos en las líneas de Atención Prehospitalaria, Apoyo Psicosocial, Rescate, Evaluación de Daños y Análisis de Necesidades, Apoyo en Evacuación y Telecomunicaciones. Adicionalmente, en todas sus sedes provinciales receptó agua, alimentos enlatados, frazadas y sábanas.

Solo en Manabí y Esmeraldas, dos de las zonas más afectadas, 300 voluntarios especialistas en atención prehospitalaria estuvieron activos para responder de forma inmediata a cualquier situación de emergencia.

Fuente: Diario La Hora.