Barcelona arma un tour para sus hinchas y los visitantes de la ciudad La actividad se nutrirá también de los equipos foráneos que arriban por torneos

El fútbol mueve masas y desata pasiones, pero también genera recursos.

Por eso, en Guayaquil está por arrancar una nueva etapa en el turismo, que se respalda en el deporte rey y que empieza con el equipo de mayor hinchada de Guayaquil y del Ecuador: Barcelona Sporting Club.

Esa pasión será el impulso de una nueva propuesta que en pocos días será anunciada en detalle por los dirigentes toreros. Se trata de un tour para los seguidores del equipo amarillo, en el que se espera recibir a visitantes de todas partes del país.

El recorrido los llevará a conocer la historia del equipo, en el museo, en puerto Santa Ana, y los trasladará luego al templo de los amarillos: el estadio Monumental.

El estadio se está acondicionando para este tour, que busca además obtener recursos para el equipo.

En la labor de difusión participa una fundación dedicada al turismo desde hace ocho años: los Dukers, quienes han recibido la invitación de otros equipos del país para hacer algo similar.

Son precisamente los Dukers quienes han intentado en estos últimos años aprovechar el deporte para promover a la ciudad. Y les ha ido bien. Un ejemplo fue lo que ocurrió con el Deportivo Toluca, de México, que estuvo en la ciudad para la Copa Libertadores de 2013, cuando los Diablos Rojos disputaron un partido con Barcelona en el estadio Monumental, que resultó en un empate (1-1).

Por esos días, los anfitriones turísticos llevaron a los dirigentes y a un grupo de familiares de los jugadores a recorrer Guayaquil. “El Toluca de México hizo un reportaje especial de nuestra ciudad en su portal web”, recuerda Douglas Reyes, quien dirige la fundación. Un gran logro, señala, si se considera cuánto hubiera costado lanzar esa promoción internacionalmente.

La ciudad ha recibido en los últimos tres años la visita de 28 clubes, que han llegado a participar en Copa Libertadores o en Copa Sudamericana.

A los jugadores de la plantilla principal, que deben estar concentrados, se les proyecta una promoción turística de Guayaquil durante una cena. A los dirigentes y a las esposas y familiares de los jugadores los han trasladado a los estadios de Barcelona y Emelec, al malecón y al cerro Santa Ana en un bus de dos pisos.

Para los anfitriones turísticos, las esperanzas están puestas en la próxima Copa Libertadores y en la Copa Sudamericana. El 2014 fue la última vez que recibieron a un equipo y este fue el Goiás de Brasil, que participó en la Copa Sudamericana de 2014.

“El 2015 no tuvimos mucha cantidad de partidos porque Emelec comenzó a remodelar su estadio y se pasó a jugar en otras ciudades”, explicó Reyes.

Así es como al fútbol se lo explota para hacer turismo. Desde el segundo semestre del año, los esfuerzos se pondrán en los recorridos con la hinchada de Barcelona y en los resultados que se obtengan en las copas.

Fuente: EXPRESO