Con un sol que por momentos se ocultaba para dar paso a nubes negruzcas se vivieron las últimas horas en algunos balnearios de la Costa ecuatoriana, que pese al vaivén del clima registró un buen repunte en estos días de carnaval.

Los reportes preliminares del sector turístico hablan de un movimiento de turistas importante, que ha dejado con cierta satisfacción a los operadores que temían que las lluvias mermen los desplazamientos.

En Salinas, el principal balneario de Santa Elena, se estima que por día estuvieron cerca de 30 mil turistas. Locales de comida y restaurantes estuvieron con una afluencia importante de comensales.

Otto Lamán, del Departamento de Turismo de Salinas, señaló que la ocupación hotelera bordeó entre el 70 y el 75% el primer día de carnaval, para luego subir al 100% el domingo. El lunes la cifra bajó al 80%, según detalló el funcionario.

“No nos quejamos, ha sido un buen feriado y todos estamos ganando”, dijo María Lino, comerciante de Salinas.

La Libertad es otro de los sitios que receptó turistas. El patio de comidas del principal shopping del cantón estuvo lleno los días de carnaval, con gente que debía esperar minutos para conseguir asiento.

Ballenita, balneario próximo a Santa Elena, tuvo una gran afluencia de turistas y una ocupación hotelera de casi el 100%. Douglas Dillón, administrador de Hostería Farallón Dillón, dijo que el feriado despuntó muy bien. “Yo lo calificaría como excelente, el clima ha estado muy bien, al menos en Ballenita”, precisó el empresario.

Parte de la zona norte de Santa Elena, conocida como Ruta del Spondylus, balnearios como San Pablo reportaron masiva presencia de turistas e incluso eso generó congestionamiento vehicular a la altura del desvío San Pablo-San Vicente.

Marco Morocho, turista guayaquileño, escogió Ayangue para pasar en familia. “Está muy bonito y hay que aprovechar estos días con mi esposa y mis hijas que ya salieron de clases”, dijo el visitante.

En el sur, pese a las lluvias que cayeron antes del carnaval y causaron estragos, en las playas de Chanduy hubo una importante concurrencia, especialmente por la apertura de su nuevo paradero turístico y un programa artístico que se extendió durante estos días.

Desde ayer por la mañana, los turistas retornaban. En la terminal de Santa Elena había extensas filas para comprar boletos de retorno a Guayaquil.

En las playas de Manabí y Esmeraldas también hubo acogida. El presidente Rafael Correa ayer en su cuenta de Twitter dijo que las playas de Atacames, Esmeraldas, Cojimíes, Pedernales, estaban ‘repletas’.

En Crucita y Pedernales, los shows artísticos fueron un gancho para atraer más visitantes a esas playas manabitas. Aunque en Puerto López hubo malestar por los cortes de energía.

El sector hotelero estuvo copado en esta provincia. Aunque se calculaba que unas 300 mil personas llegarían a Manabí, esa cifra fue rebasada, según Gema Ceballos, coordinadora zonal 4 de Turismo.
Treinta Mil personas por día se estima que estuvieron cada día en Salinas durante este asueto carnavalero.