El Gobierno de Italia ha decretado hoy, jueves, el estado de emergencia por el terremoto que afectó el miércoles al centro del país y ha aprobado un primer paquete de ayudas por valor de 50 millones de euros, ha anunciado el primer ministro, Matteo Renzi.
El jefe del Ejecutivo ha declarado a la prensa tras la reunión del Consejo de Ministros su «profunda emoción» por el impacto del seísmo en varias localidades.
El seísmo se ha registró la madrugada del miércoles, tuvo una intensidad de 6 grados en la escala Richter y los equipos de rescate intentan en varias localidades hallar supervivientes, aunque hoy solamente se han recuperado cadáveres.
«Tenemos que pensar en la reconstrucción, tenemos una obligación moral con las mujeres y hombres de esa comunidad», ha dicho Renzi a propósito del siniestro y ha agregado que esta tarea de devolver la normalidad a las localidades afectadas por el seísmo será una «prioridad del Gobierno y del país».
Italia trabaja contra el reloj para buscar y rescatar supervivientes. Hay, oficialmente, 250 víctimas mortales, entre las que el Gobierno Vasco no tiene constancia de que se halle ningún ciudadano de la CAV; el Ministerio español de Asuntos Exteriores, mientras, confirma la muerte de una joven de 27 años, natural de Granada.
Más de 5.400 personas de diferentes cuerpos trabajan en las labores de desescombro y atención a los damnificados. Según los datos de la Protección Civil italiana proporcionados hoy, en la localización de supervivientes cooperan 1.000 agentes de la Policía italiana, 1.060 del Cuerpo de Bomberos, 400 militares y unos 3.000 voluntarios de diferentes otras asociaciones y organizaciones como la Cruz Roja o el Cuerpo Forestal. También los Bomberos han enviado a las zonas 30 unidades caninas capaces de localizar a personas atrapadas bajo los cascotes, detalló la Protección Civil.
Este organismo señaló que las tareas de búsqueda en las localidades más afectadas -Arquata del Tronto y Pescara del Tronto (ambas en la provincia de Ascoli), y en Amatrice y Accumoli (en la provincia de Rieti)-, han continuado durante toda la noche y que concluirán «sólo cuando se crea que no se pueden localizar a más personas» bajo los escombros.
La labor de los equipos enviados es también la de ayudar a los damnificados, para lo cual se han instalado campamentos destinados a alojar a unos 4.000 de ellos. Los campamentos se levantaron en Accumoli, Amatrice, Montegallo y Arquata, en la zona afectada, pero también se han previsto instalaciones en otras cinco localidades de la región de Umbria, donde no se han producido víctimas, pero sí daños materiales, para que las personas que tengan miedo de dormir en sus casas puedan pasar la noche en un lugar seguro.

Fuente: Eitb