Fue histórico y emotivo. En un momento vibrante y de enorme significado sentimental, Robert Capwell –nacido en Guayaquil, hijo menor del fundador del Club Sport Emelec– cortó la cinta que representó anoche la reapertura oficial del ampliado, moderno y remodelado estadio George Lewis Capwell.

Luego, otro instante esperado: Andrea Pirlo, cerebro de Italia en la conquista del Mundial 2006, saltó a la cancha. Vítores, aplausos, ovaciones en cada toque de balón del magistral volante, leyenda de la Azzurra.

Pero pese a estos instantes que los hinchas de Emelec atesoraron, Ayrton Preciado y Romario Caicedo, nuevas incorporaciones, fueron los grandes protagonistas de la noche ante el New York City, en un amistoso que terminó igualado a 2.

Preciado inauguró los tres marcadores (pantallas gigantes) del nuevo Capwell a los 41 minutos, cuando empujó un balón centrado por Caicedo, que por velocidad superó a la zaga estadounidense para internarse por derecha y enviar un centro rasante que capitalizó el hombre llegado del Aucas.

Preciado tuvo antes dos ocasiones de peligro para los neoyorquinos. A los 2 minutos conectó un centro de Bruno Vides, pero su remate salió desviado. De tiro libre (15m) también intentó ampliar el marcador Emelec, pero un disparo de Pedro Quiñónez golpeó en el horizontal.

La visita también puso peligro en el área azul a través de David Villa, que a los 9m cedió de taco a Tommy McNamara, cuyo disparo bloqueó Fernando Pinillo. Y a los 45m, el Guaje finalizó con un puntillazo una gran tejida que comenzó con un pase milimétrico de Pirlo.

Pero en la noche en que se reinauguró el nuevo Capwell fue Preciado quien opacó a las estrellas visitantes. A los 54m, el nuevo atacante eléctrico anotaba la segunda conquista, tras pase de Fernando Gaibor.

La visita descontó con un tiro colocado de Sean Okoli (83m) tras un descuido de Osbaldo Lastra. En adicionales, John Stertzer puso el 2-2.

Fuente: El Universo