Más de 30 días que lleva la emergencia sanitaria en el Ecuador por la pandemia del coronavirus, ha permitido que en su gran mayoría las actividades estén paralizadas, particularmente las de minería en pequeña y gran escala en la parte alta de El Oro, lo que ha conllevado a que muchas hayan cerrado sus puertas dejando sin trabajo a cientos de obreros que vivían de esta actividad. Más ahondando su situación económica, de la cual estamos atravesando por el COVID -19.

AGUAS DE RÍOS CRISTALINOS

Pero, así mismo, al estar paralizado el principal eje de la economía en esta zona como es la minería, que en su gran mayoría contaminan el medio ambiente, de manera especial a las que están situadas a los márgenes de los ríos Calera, El Pache, Amarillo, Salvias, entre otros; aguas que ahora se presentan limpias y cristalinas.

El primero cruza por todo lo largo y ancho del sector El Pache, que en su gran mayoría abarca los molinos y procesadoras de metales y compra de oro, que desde hace más de un mes que lleva la emergencia sanitaria en el país, sus aguas presentaban de un color plomo oscuro, presuntamente contaminadas, ahora son cristalinas.

De igual manera, acontece con las del Amarillo, donde se juntan estos dos ríos, posteriormente con los afluentes Luis y El Pindo, lo que está sorprendiendo a los mismos habitantes y a quienes nos movilizamos por estos sectores pertenecientes al primer centro minero del país, Portovelo.

MUCHAS HISTORIAS

La mayoría de ciudadanos hacen recordar muchas historias hace más de 40 años cuando pudieron disfrutar de sus aguas cristalinas, de las cuales las utilizaban para cocer sus alimentos, lavar roja y pegarse un chapuzón, luego de salir de sus trabajos o irse con sus familiares a disfrutar de las mansas aguas, así como para pescar. Además, antes a las riberas de estos ríos por el sector desde el puente de Buza, El Cacao, Trigal, La Curva, El Pache, continuando hasta El Salado, El Pindo, El Tablón y otras zonas como nuestros familiares sembraban todos los años varias hectáreas de maní, arroz, frejol, maíz, cultivos de ciclo corto que servían para el sustento diario de sus parientes. Mientras otros, sacaban a vender donde sus cosechas en los cantones Piñas, Portovelo; o también mandaban en tren desde la estación ferroviaria de la parroquia Piedras a la parte baja de la provincia.

ATARDECER

En los últimos días hemos visto como los atardeceres, se respira un aire puro; pues, varios ciudadanos han sido testigos de cómo está cambiando la naturaleza, la vegetación empieza a cambiar de colores, varios animales como las guatusas, mapaches, pájaros, patos, colibríes, etc.; llegan y cruzan por las calles y solares baldíos de los sectores periféricos, como que, si estuviesen en su casa, o sea, ellos están recuperando el espacio que antes lo tenían para sobre vivir.

SOLUCIÓN A LA CONTAMINACIÓN

Se espera que las autoridades competentes visiten las riberas de los ríos Calera, El Pache, Amarillo, El Salado, Luis, El Pindo y tantos otros que existen en la parte alta, puedan comprobar que sus aguas están cristalinas, limpias y sin contaminación, gracias a Dios que va más de un mes la paralización total de la actividad minera por la emergencia sanitaria, que en su gran mayoría es la causante de la contaminación del medio ambiente y que hasta la fecha no tiene solución, ha hecho cambiar el color de las aguas. ¿Hasta cuándo durará?.

Fuente: diariocorreo.com.ec