Venezuela trata de sortear su coyuntura económica, agravada por la caída de los precios del petróleo, en medio de la arremetida internacional de calificadoras de riesgo, la presión de EE.UU, la limitación del acceso a fuentes de financiamiento y otras estrategias soterradas de bloqueo financiero.
La canciller venezolana, Delcy Rodríguez, denunció este martes que el país suramericano está bajo un bloqueo financiero que busca asfixiar la economía. Pero, ¿cuáles son las razones concretas que sostienen esa acusación?
El viceministro de Planificación Económica de Venezuela, Santiago Lazo, considera que la respuesta a esa interrogante es compleja porque «no se trata de un bloqueo abierto, sino de estrategias subjetivas que tienen impacto político y, por lo tanto, también económico».
En entrevista a RT, Lazo recalca que entre esas estrategias está la manipulación del indicador de riesgo país. Según la «trinidad» de las calificadoras —compuesta por S&P, Moody’s y Fitch— las condiciones de inversión en Venezuela están por debajo de países en guerra como Siria o en declarados en default, como Grecia: «Terminamos teniendo un indicador que no se corresponde con las condiciones reales del país», apunta el viceministro.
La situación obliga al país a cancelar 25% de interés anual por encima de lo que pagan los bonos del Tesoro de los EE.UU., en medio de una profunda crisis económica generada por la caída sostenida de los precios del petróleo, principal fuente de divisas de la nación. Sin embargo, Caracas jamás ha caído en impago.

Fuente: RT