España está perdiendo miles de dosis de la vacuna desarrollada por Pfizer contra el SARS-CoV-2. El problema está relacionado tanto con un cambio en el prospecto, que afecta a la capacidad de los viales, como por la falta de jeringuillas adecuadas.

En un principio, cada uno de los viales proporcionados por la farmacéutica proveía de cinco dosis de la vacuna, según el prospecto aprobado en un inicio. Sin embargo, el pasado 8 de enero la compañía realizó un cambio en el folleto, aceptado por la Agencia Europea del Medicamento (EMA, por sus siglas en inglés).

A partir de esa fecha se considera que se pueden extraer seis dosis de cada vial, siempre que se cuente con el material apropiado. Así, se indica que los frascos contienen seis dosis de 0,3 mililitros, que deben ser extraídas con jeringas con un «volumen muerto bajo». Este volumen muerto es el espacio que queda entre la aguja y el émbolo, y en este caso debe estar graduado a 0,1 mililitros.

Los viales no afectan al contrato

Según apunta la Cadena Ser, el Ministerio de Sanidad avisó a las 17 Comunidades Autónomas el pasado mes de junio, pero, sin embargo, no todas han conseguido el material adecuado.

Así, Andalucía y Madrid, dos de las regiones más pobladas del país, no estarían aprovechando esta sexta dosis. En el caso de Cataluña, estarían explotando dos tercios y Galicia llegaría al 90 %. El resto de territorios estarían apurando todo el vial, salvo País Vasco y Castilla y León, de las que no se dispone de datos.

Este cambio de prospecto también puede afectar a los contratos suscritos con la farmacéutica. Así, los acuerdos alcanzados se refieren a dosis y no a viales, por lo que la aplicación de la modificación afectará al número de viales entregados, independientemente de que las administraciones sanitarias consigan extraer cinco o seis dosis de cada uno de ellos.

En el caso de España, Pfizer ha comprometido el envío de 60 millones de dosis para vacunar a un total de 30 millones de personas. 

Fuente: actualidad.rt.com