La pandemia de coronavirus ha puesto a la ciencia en una carrera que, aparentemente, empieza a tener buenos proyecciones.

En total, los proyectos que se han activado en todo el mundo en busca de una vacuna eficaz y segura contra el COVID-19 suman ya 249. Mientras que los ensayos que han avanzado hasta la fase tres -última antes de su comercialización- son ya veinte, y las que se han posicionado como firmes ‘candidatas’ a convertirse en vacunas son diez.

Los últimos y esperanzadores resultados los anunció el consorcio que forman la farmacéutica estadounidense Pfizer y la alemana BioNTech, que informó de que los últimos estudios de su vacuna han demostrado una eficacia superior al 90 % entre los participantes sin evidencias previas de haber sufrido la infección del SARS-CoV-2.

Aunque los Gobiernos (la mayoría) y la comunidad científica insisten en no convertir la lucha por conseguir una vacuna eficaz y segura en una carrera, entre las más avanzadas figura la vacuna («Gam-COVID-Vac») elaborada por el Centro de Epidemiología y Microbiología Gamaleya (Rusia) y que ha sido ya aprobada en ese país.

Su aprobación fue considerada sin embargo precipitada por muchos países y organismos internacionales ya que no se habían difundido los resultados de todos los ensayos clínicos en el momento en el que se comunicó su aprobación y porque según los datos que figuraban en diferentes registros de ensayos clínicos, la fase III comenzaba en agosto de 2020, cuando las autoridades rusas anunciaron su aprobación.

Fuente: eluniverso.com