Por un monto de 49.351 dólares la Corporación Aeroportuaria de Cuenca (CORPAC) firmó un contrato para hacer un estudio y licenciamiento ambiental para el aeropuerto Mariscal La Mar, de Cuenca.

Este análisis estará a cargo de la empresa consultora y de asesoría Kawsus, y los resultados deberán estar listos en un plazo de 180 días, según informó Juan Pablo Vega, director ejecutivo de la CORPAC.

A decir del funcionario, este diagnóstico le permitirá a esta terminal aérea implementar futuros proyectos y sumarse a la Red de Aeropuertos Latinoamericanos Ambientales y Sostenibles con el Ambiente.

También le ayudará para la certificación del Consejo de Aeropuertos Internacional para América Latina y el Caribe (ACI-LAC), que reconoce y evalúa los esfuerzos de los aeropuertos para reducir emisiones de dióxido de carbono (CO2).

El acuerdo con Kawsus fue firmado el último martes y una de las finalidades es determinar acciones para bajar los gases de efecto invernadero, que son los que causan el calentamiento climático.

“También buscamos reducir huellas de carbono que se dan por la operación del aeropuerto, y también contar con los permisos ambientes y licenciamientos para ejecutar obras de mantenimiento e infraestructura…”, dijo.

Indicó además que estos estudios permitirán cumplir con uno de los requisitos que pide el Banco de Desarrollo de América Latina (CAF), de 9.300.000 dólares para la rehabilitación integral de la pista.

Vega indicó que actualmente esta terminal área, debido a la pandemia por la Covid-19, tiene un volumen de pasajeros que equivale a un tercio lo que normalmente tiene. En enero fueron unos 9.000 usuarios de entrada y salida.

Tienen 11 frecuencias semanales entre Cuenca y Quito, y con una sola aerolínea: Latam Ecuador. La empresa pública Línea Aérea del Ecuador (TAME EP) dejó de operar en 2020.

Norma Criollo, ingeniera en medio ambiente, explicó que es importante que los aeropuertos del país busquen la Acreditación de Huella de Carbono en Aeropuertos (ACA).

Recalcó que los aeropuertos participantes pueden ser certificados en cuatro niveles diferentes. Dos de estos son: medición de la huella de carbono y gestión para la reducción de la huella de carbono.

Otros dos son: participación de terceros en la reducción de la huella de carbono y finalmente la neutralización de la huella de carbono para emisiones directas por compensación.

Desde noviembre de 2014, los aeropuertos miembros de la Airports Council International (ACI) de Latinoamérica y el Caribe obtienen reconocimientos por sus logros en la manejo del carbono con el programa (ACA).

“Es una tarea y responsabilidad de los gobiernos en sus diferentes niveles que sus aeropuertos tengan licenciamientos ambientales, pues se trata de agentes de contaminación, que deben estar controlados…”, explicó Criollo. (CSM)-(I)

BIOSEGURIDAD

El aeropuerto Mariscal La Mar, de Cuenca, opera con un protocolo de bioseguridad con el fin de proteger a sus usuarios y personal de posibles contagios de la Covid-19.

El acceso a esta terminal aérea se permite únicamente a los pasajeros que presenten su ticket aéreo; se autoriza acompañantes en situaciones como pasajeros con discapacidades, movilidad reducida o menores de edad.

En la puerta de ingreso está presente personal de la Corporación Aeroportuaria de Cuenca (CORPAC) para hacer la toma de temperatura y verificación del uso de mascarillas.

En estas instalaciones se han colocado dispensadores de desinfectante y pantallas de protección en los counters.

DETALLE

El 15 de junio de 2020 el aeropuerto Mariscal La Mar reanudó servicio, luego de que los vuelos se suspendieron por la pandemia de la Covid-19.

Fuente: elmercurio.com.ec