Un espray nasal que evita la absorción del virus SARS-CoV-2 protegió por completo a los hurones en los que fue probado, según un estudio reducido dado a conocer el 5 de noviembre por un equipo internacional de científicos. Varios expertos del sector salud evaluaron el estudio, que solo se realizó en animales y todavía no es arbitrado, a solicitud de The New York Times.

Si se demuestra que este espray, que los científicos describieron como no tóxico y estable, funciona en los seres humanos, podría ofrecer una nueva opción para combatir la pandemia. Con solo una atomización diaria en la nariz, se obtendría una protección similar a la de una vacuna.

“Contar con una nueva opción eficaz para el combate del coronavirus es muy motivador”, explicó Arturo Casadevall, presidente de la división de Inmunología en la Escuela de Salud Pública Bloomberg de la Universidad Johns Hopkins, quien no participó en el estudio. “Me imagino que podría formar parte de nuestro arsenal”.

Científicos del centro médico de la Universidad de Columbia en Nueva York, del centro médico Erasmus en los Países Bajos y de la Universidad Cornell en Ithaca, Nueva York, se han dedicado varios meses a esta investigación. El estudio se realizó con financiamiento de los Institutos Nacionales de Salud y el centro médico de la Universidad de Columbia.

El equipo necesitará financiamiento adicional para comenzar estudios clínicos en voluntarios humanos. Anne Moscona, pediatra y microbióloga de la Universidad de Columbia y una de las autoras del estudio, señaló que hicieron trámites para patentar el producto y que espera que la Universidad de Columbia se ponga en contacto con el programa Operation Warp Speed del gobierno federal o algunas de las grandes farmacéuticas que buscan nuevas formas de combatir al coronavirus.

Fuente: eluniverso.com