La generación de recursos para el país y reducir las conductas nocivas para la salud han sido los argumento que el Gobierno ha manifestado para realizar la reforma tributaria dirigida al incremento del impuesto en cigarrillos, licores y bebidas azucaradas.
El legislador oficialista Carlos Velasco expresó que el aumento al impuesto al tabaco generará una disminución del acceso a la compra de este producto. Sin embargo, esos justificativos sobre los “hábitos de salud” son tomados con reserva por parte de la oposición.
Asimismo el independiente Ramiro Aguilar afirmó que, más que reducir el consumo del tabaco, lo que se generará es un incremento del contrabando de este producto, lo que afectará las plazas de trabajo de la industria tabacalera y a los respectivos agricultores.
Aguilar también recalcó que lo mismo sucederá con las bebidas azucaradas que, al encarecerlas, terminará por afectar las exportaciones, perdiendo mercado frente a países competidores de la región. “No se trata solamente de decir que la gente deje de fumar o que la gente deje de tomar bebidas azucaradas porque le va a dar diabetes. Esa es la parte más simple del pensamiento”, concluyó Aguilar.
Por otra parte Mariángel Muñoz (PAIS), ha manifestado que la propuesta de reforma tributaria abarca diferentes aspectos positivos. “En la vida de la sociedad en general, sin lugar a dudas, el tema de la salud es importante precautelar las razones por las cuales adolecemos de ciertas enfermedades.

Fuente : Diario La Hora