CRÉDITO: Martín Velasco, estudiante de la USFQ.

De ser uno de los productos más cotizados en el mundo a convertirse en fertilizante para la tierra. Este es el uso que tienen las flores ecuatorianas luego de que han perdido demanda por la crisis del coronavirus. Alejandro Martínez, presidente ejecutivo de la Asociación de Productores y Exportadores de Flores del Ecuador (Expoflores), cuenta que los mercados internacionales le han cerrado la puerta a la compra de este producto. Asegura que hay florícolas que han disminuido sus ventas en un 80% y otras hasta en un 100%.

La estabilidad económica de estas empresas depende de que su producto sea exportado. Y ha sido uno de los mercados de exportación más afectados. Martínez explica que “la flor es un producto que está diseñado y estructurado para exportarse”, y que “menos del 1% de lo que se produce se queda en Ecuador”.

En la penúltima semana de enero, un poco antes de San Valentín, China canceló los pedidos previstos para el año nuevo. Se postergaron muchos eventos por el brote del virus. En ese momento, no fue tan impactante. La crisis empezó cuando los mercados europeos, como España, Italia, Inglaterra, Bélgica y Alemania anularon sus pedidos repentinamente.

A partir de esto la demanda cayó en picada. Del 100% de su producción, ahora “las fincas están vendiendo entre 20% y 25%. Tuvimos reportes de fincas que han vendido 0%” cuenta Martínez.

Perspectiva

Fawad Sidiqui es productor. Tiene su propio negocio de producción de rosas y ‘spread roses’ llamado Aqua Rose. Su negocio es transportar las flores desde Ecuador hacia Miami y desde ahí distribuir al resto de estados.

Nos vemos en un momento muy difícil, ya que todos nuestros clientes están cancelando”, explica el empresario. La falta de ingresos no solo causa problemas al empleador, sino también a los empleados, porque no hay sueldos. “Es un problema gravísimo, porque los costos se siguen generando. Tenemos personal que debemos pagar. Para un cultivo de 12 hectáreas, pagamos más de 100 empleados. Todo esto sigue pasando y no existen ingresos”. El dueño de Aqua Rose asegura que si la situación se mantiene igual mucha gente va a quedarse sin trabajo.

El propietario de otra florícola, Juan Pablo Zaldumbide, asegura que la pérdida estimada que está sufriendo la industria es alrededor de 10 millones de dólares al día.

Efectos en el sector laboral

Las fincas están corriendo un riesgo muy alto de quedarse sin liquidez, lo que podría provocarles la quiebra. Esto significa que alrededor de 100.000 empleados a nivel nacional tienen poca probabilidad de recibir el suyo al final del mes.

El Gobierno ha publicado dos acuerdos ministeriales de flexibilización laboral. Sin embargo, las florícolas no se pueden beneficiar porque no tienen ni dinero ni producción para cumplir con los sueldos. Martínez alega que la única forma de salir de esta crisis es que el Gobierno les otorgue una licencia extendida a los trabajadores de 90 días, lo que implica que los dueños de los fincas suspendan el pago de sueldo por este plazo.

Los recursos del país están enfocados en poder superar la pandemia pero al mismo tiempo se está creando otro problema: la recesión. La flor es uno de los cinco principales productos de exportación no petrolera y los negocios que las producen están con mucho riesgo de quebrar.

LA CIFRA

100 mil empleados no recibiría su salario este fin de mes.

Fuente: lahora.com.ec