En la comunidad Rumichaca de la parroquia El Rosario, Pelileo, moradores como Jaime Garcés inicialmente pensaron que el estruendo que se escuchó a las 05:40 de este martes era producto de algún temblor. Luego supo que el ruido se debió al colapso de la carretera que une a Rumichaca con el barrio La Unión.

Están preocupados. Al menos 300 familias están incomunicadas tanto en ese sector como en Condorahua e incluso gente de la parroquia Chiquicha.

Rosa Supe, del barrio La Unión, asegura que hay muchos estudiantes y agricultores que salían a El Rosario, Salasaca e incluso Ambato por esta carretera, hoy colapsada, porque «es más directa», pero ahora lo que tendrán que hacer es ir por Pelileo, lo que les tomará, al menos, una hora más.

El que esta vía esté deshabilitada, afirma, le representa más costos en movilización. Menciona que por esa carretera afectada hacia Salasaca gastaba $ 0,25 en el pasaje en bus y que una carrera en taxi, $ 2. En vista de esta indisponibilidad, ir por Pelileo subiría a por lo menos $ 5 el flete.

De la zona se saca todo tipo de producción agrícola, entre algunos, tomate de árbol, legumbres y hortalizas, que van directo a los mercados locales.

Ante la necesidad de salir desde La Unión, los comuneros improvisaron esta mañana una minga para habilitar un paso peatonal por la quebrada. «Está muy riesgoso y complicado atravesar a pie pero hay que realizar algunas gestiones», dijo Sandy Changoluisa.

Qué ocurrió

Supe contó que una lluvia que cayó la noche del lunes duró apenas media hora, pero fue de tanta intensidad que enseguida se acumuló el agua en esa parte de la carretera, lo que provocó que ceda ante la presión.

Garcés contó que ese día, a eso de las 19:15, cruzó en su vehículo con temor. El agua que bajó por la quebrada Tunashuayco no podía desfogarse porque había gran cantidad de ramas, tierra y otro tipo de material que taponó la alcantarilla.

«La alcantarilla no fue suficiente porque de las partes altas de Nitón y otras zonas bajaba mucha agua arrastrando troncos, ramas, palos y otros desperdicios», relató, por su parte, Carmen Cunalata, dirigente de Rumichaca. Añadió que por el colapso de la carretera hasta se cortó el servicio de agua potable para este lugar y La Unión.

Ángel Palate, presidente de la comunidad de Rumichaca, subrayó que desde el momento que colapsó la carretera comenzaron las gestiones ante la Junta Parroquial de El Rosario, así como del Municipio de Pelileo, para que se envíe maquinaria que trabaje con el fin de rehabilitar el paso.

Fuente: EL UNIVERSO