Hidalgo, de 33 años, fue uno de los 3 beneficiarios del servicio de registro de género que desde ayer funciona en Ecuador. Las transexuales femeninas Diane Rodríguez y Tity Flores (esta última no acudió a la entrega porque reside en Santo Domingo de los Tsáchilas) hicieron el trámite.

Darwin Valdivieso, director de Servicios del Registro Civil, explicó que la inscripción de género es un dato nuevo en la cédula que no va a modificar la partida íntegra de nacimiento. Añadió que biológicamente el sexo (hombre o mujer) lo define el profesional de la salud y eso es lo que queda plasmado en el momento de la primera anotación. Quienes lo soliciten -detalló- lo harán voluntariamente y luego de cumplir los 18 años de edad.

Sin embargo, el servicio tiene condiciones. Una vez realizado el registro, Valdivieso indicó que es irrevocable el cambio. El artículo 94 de la Ley Orgánica de gestión de la identidad y datos civiles establece: “Voluntariamente, al cumplir la mayoría de edad y por una sola vez, la persona por autodeterminación podrá sustituir el campo ‘sexo’ por el de ‘género’. El acto se realizará con dos testigos que acrediten una autodenominación contraria al sexo del solicitante y por al menos 2 años”. George, de baja estatura, tiene claro que este es un cambio definitivo y muy esperado.

En diciembre de ese año se da el primer debate de la ley en la Asamblea Nacional. En mayo de 2014 se hace un relanzamiento de las reformas a la ley del registro civil en materia de identidad de género. En diciembre de 2015 se definen las propuestas de género en la cédula y queda como opcional. En enero de 2016 se ratifica el cambio de género, por sexo en el documento de identidad de forma opcional. El 3 de agosto de 2016 entra en vigencia el cambio

Fuente: El Telégrafo