El ambiente preelectoral se caldea. Simpatizantes del Gobierno confrontaron al precandidato presidencial del movimiento CREO, Guillermo Lasso, quien estuvo, ayer, en Quito.

Lo esperaron cerca del aeropuerto Mariscal Sucre, en Tababela. Se colocaron en una de las vías con carteles en los que se leía: “Quito no te quiere” o “Fuera paraísos fiscales”. A pocos metros, en una calle transversal, estaba un vehículo, sin placas, de la Secretaría de Gestión de la Política.

Lasso llegó a la capital para reunirse con un grupo de mujeres que hizo una representación de la víspera del Primer Grito de la Independencia. Fue en el convento de San Agustín, en el Centro Histórico.

Hasta allí también llegaron los integrantes del grupo “30S, prohibido olvidar”, quienes rompieron banderas de CREO.

Junto a ellos estaban la asambleísta Soledad Buendía y Pamela Aguirre, del colectivo ‘Rafael Contigo Siempre’. Ella buscaba “la firma que ofreció” el político, para impulsar un referéndum en favor de la reelección del presidente.