La participación política le abrirá las puertas al grupo insurgente para que pueda convertirse en un partido político viable: le da puestos directos en el Congreso, crea la posibilidad de que movimientos en sus zonas de influencia puedan postular candidatos que sean elegidos con menos votos que un candidato de un partido normal, les da acceso a medios de comunicación, le da garantías plenas a la protesta social “garantías electorales, de seguridad y para el ejercicio de la oposición».

Visitas de hoy: 0
Total de visitas: 624