Redaccióon QUITO

El Gobierno Nacional demandó ayer a los municipios del país un mayor acompañamiento en el proceso de reanudación de las actividades productivas y laborales, suspendidas hace más de 50 días por la propagación del contagio de la pandemia de Covid-19.

La ministra de Gobierno, María Paula Romo, en una rueda de prensa virtual indicó que varios municipios han manifestado, de manera oficial, su disposición de cambiar de rojo a amarillo el sistema de semaforización epidemiológica, con el que se busca reanudar de forma paulatina y coordinada todo tipo de actividades.

La mayoría de municipios se mantienen en el color rojo, con aislamiento masivo de la población, aunque se permiten las entregas a domicilio en ciertas operaciones comerciales en línea, recordó Romo.

Resaltó, además, que solo dos ciudades, de momento, han decidido pasar a la luz amarilla, aunque dijo que otro medio centenar ha manifestado su disposición de relajar el confinamiento y favorecer la reactivación productiva en los próximos días.
La semaforización comenzó el 4 de mayo. Hasta el lunes estuvo en rojo en todos los cantones, por elección de los mismos alcaldes.Señaló que las medidas de restricción y relajamiento se han aplicado a las actividades productivas y laborales formales, pero remarcó que hay muchos sectores informales que han salido ya a la calle.

Romo insistió en que el Gobierno entregó a los municipios la posibilidad de aplicar el sistema de semaforización epidemiológica de acuerdo con la realidad de cada ciudad, pero advirtió de que muchas personas han reanudado sus actividades por necesidad.

“Eso tiene que ser visto como un llamado a pasar de color del semáforo, porque ya la ciudadanía está actuando con más confianza, está buscando alternativas económicas, está saliendo a la calle y los municipios no están acompañando en eso”, puntualizó la ministra.

“Vamos a respetar las decisiones que se tomen”, pero hay que pensar en las alternativas económicas para la población, añadió Romo al alentar a los municipios a pasar de color en el semáforo sin descuidar las estrictas normas sanitarias para evitar el contagio.

Además, recordó que los municipios que relajen las restricciones podrían volver al rojo si registraran un aumento en el contagio del coronavirus.

Ya pasaron a amarillo

Hasta el momento, los cantones Daule (provincia del Guayas) y Palora (Morona Santiago) son los únicos que han pasado de rojo a amarillo en el sistema de semaforización establecido para el levantamiento paulatino y coordinado de las restricciones a la movilidad y la vuelta progresiva a las actividades laborales.

El primero en regresar a esta seminormalidad fue el cantón de Daule, al norte de Guayaquil y una de las zonas que en marzo y abril tuvo más contagios en la provincia de Guayas.
221
CANTONES
tiene Ecuador, divididos en 24 provincias.
Allí la efervescencia el primer día de cambio era notable en horas de la mañana, si bien algunos negocios permanecieron cerrados por precaución individual de sus propietarios.

El martes se produjo un pequeño caos de circulación por la disparidad de autorizaciones en las matrículas de los vehículos que podían rodar de un cantón a otro. Por el ello, el COE ha aprobado un cambio en las placas autorizadas para los vehículos de los municipios que cambien al semáforo amarillo.

“Eso facilitará la circulación entre zonas que se encuentren en fases distintas”, explicó Romo.

También pasó a amarillo el cantón de Palora, en Morona Santiago, una provincia de la Amazonía, la zona con menos contagios del país.

Según las estadísticas oficiales, en las seis provincias amazónicas, que representan alrededor de un 40% del territorio nacional, hay constatados 428 casos de contagios y una quincena de fallecidos, en comparación con los 30.486 contagios y 2.334 fallecidos a escala nacional. (EFE)

Fuente: lahora.com.ec