El gobierno de Ecuador rechazó el jueves las «críticas infundadas» de Estados Unidos en su contra incluidas en el informe sobre la situación de derechos humanos de 2015 y acusó a ese país de pretender afectar la imagen internacional de Quito.
Ecuador «rechaza las críticas unilaterales e infundadas» contenidas en el informe anual del Departamento de Estado, indicó la cancillería en un comunicado.
La cartera «manifiesta su seria preocupación por la elaboración de informes unilaterales y sesgados que buscan afectar injustificadamente la imagen internacional de nuestro país», añadió.
En América Latina, el Departamento de Estado aludió a distintos mecanismos -desde arrestos hasta trabas burocráticas- para restringir la labor de organizaciones civiles y periodistas críticos, apuntando sus dardos contra gobiernos fuera de sintonía con Washington, como Venezuela y Ecuador.
El gobierno del presidente Rafael Correa usa leyes de propiedad intelectual para censurar contenidos en internet, de acuerdo con el informe estadounidense.
La cancillería señaló que Ecuador impulsa el respeto y la promoción de los derechos humanos, que ha ratificado todos los instrumentos interamericanos y es parte de los nueve tratados principales de las Naciones Unidas sobre la protección de las libertades elementales.
Añadió que «en contraste, el escaso compromiso del Gobierno de Estados Unidos con los Derechos Humanos se evidencia en la no adhesión a los tratados internacionales sobre esta materia».
«Ecuador expresa su grave preocupación por la persistencia de prácticas atentatorias contra los derechos humanos, como las detenciones ilegales, inexistencia de procesos judiciales y torturas en la cárcel de Guantánamo; la persistencia de la aplicación de la pena de muerte y el ilegal y criminal bloqueo a Cuba; entre otras graves situaciones» generadas por Washington, anotó Quito.
Fuente : El Universo