Movilizar fondos para atención de víctimas; recabar información sobre las pérdidas en aras de la reconstrucción de las zonas destruidas; y una reprogramación presupuestaria, son los temas en los que ha trabajado el Gobierno en estos días, según dijo el ministro de Finanzas, Fausto Herrera, al referirse a las fuentes de financiamiento para enfrentar las secuelas del terremoto que afectó zonas costeras del país, el pasado sábado.

Una primera acción del ministro fue “ponerse al día” con los Gobiernos Autónomos Descentralizados (GAD) de Manabí al transferirles $ 43 millones de asignaciones pendientes.Pero señaló que no se ha pensado todavía proceder igual con Esmeraldas, pues la Secretaría de Gestión de Riesgos no lo ha considerado necesario.

Según Herrera, el Gobierno ya tenía previsto lograr $ 600 millones en líneas de crédito de contingencia del BID ($ 300 millones), CAF ($ 150 millones) y Banco Mundial ($ 150 millones). Es decir, contraer mayor deuda externa, aunque por ser de contingencia, tienen condiciones más blandas.

Herrera explicó que el Gobierno considera que tener fondos ahorrados no es conveniente por el costo de oportunidad. Pero tampoco se podía dejar al país desprotegido frente a desastres naturales y por eso ya se habían gestionado.  Desde agosto pasado ya se anunció la existencia de estas líneas cuando se conocía la inminencia de la erupción del volcán Cotopaxi.

Se espera que esta semana lleguen $ 160 millones de esos recursos externos que serán entregados a diversas entidades públicas, como Policía, Fuerzas Armadas, Secretaría de Riesgos y los ministerios de Salud, Inclusión Social y Obras Públicas, entre otras. A estas entidades se les da una partida de emergencia, que es inicialmente de $ 10 millones, explicó.

Ayer, en un comunicado, el Banco Mundial ratificó que existe un proyecto de Mitigación de Riesgos y Recuperación ante Emergencias de $ 150 millones para Ecuador.  El ministro aseguró que se está trabajando en una “reprogramación del programa económico” para evaluar la afectación de este desastre y “verificar qué otras medidas podemos tomar para mantener la sostenibilidad económica.

En el recorrido que el presidente Rafael Correa realizó ayer por la mañana por las zonas afectadas de Manabí adelantó que “habrá que reconstruir Pedernales, el centro de Portoviejo, el barrio de Tarqui en Manta, Canoa, Jama… Eso tomará meses, años y costará centenas, probablemente miles de millones de dólares”.

160  millones de dólares podrían llegar esta semana al país como parte de los desembolsos de organismos multilaterales.

Fuente: Diario El Universo.